fbpx
lunes, 6 de diciembre de 2021
Consuelo Alonso, catedrática en Derecho Administrativo.
Consuelo Alonso.
Consuelo Alonso - 22 enero 2020 - Toledo

«El foro sí ha servido, sin embargo, para evidenciar el relevante papel que muchas mujeres asumen en pro del medio ambiente y subrayar la especial situación de vulnerabilidad en que algunas se encuentran ante las nefastas consecuencias que provoca el calentamiento global». Es una de las conclusiones y aspectos de la reciente Cumbre Mundial del Clima sobre los que llama la atención la catedrática de Derecho administrativo de la UCLM Consuelo Alonso.

En un artículo publicado en mujeresenelsectorpublico.com, bajo el título de «COP: el cambio climático es también -y de manera especial- cosa de mujeres», Alonso expone que la Cumbre del Clima celebrada en Madrid solo ha conseguido consensuar un documento de intenciones, pero cuenta cómo en la celebración del «Gender Day», quedó claro que «la mujer es la víctima más propicia de las afecciones ambientales, encontrándose especialmente expuesta a las variaciones climáticas». Ello se reconoce en el Plan de Acción de Género que ya fue aprobado en la COP23 y que proponía incluir «el enfoque de género de manera transversal en todas las políticas públicas que afecten al clima, fomentando la participación de las mujeres en la toma de decisiones».


[ze_summary text=»La mujer es la víctima más propicia de las afecciones ambientales»]La mujer es la víctima más propicia de las afecciones ambientales[/ze_summary] 

La catedrática apunta que la situación de vulnerabilidad es especialmente evidente en las comunidades rurales e indígenas de los países en vías de desarrollo, con economías de subsistencia feminizadas. Consuelo Alonso afirma en su artículo que «por esta razón, cualquier transformación de las condiciones climáticas de sus hábitats naturales -sequías, desertización, lluvias torrenciales, huracanes…- les repercute desfavorablemente alterando sus condiciones de vida y trabajo.

Mujeres y niñas acarreando agua

Cita sobre este asunto varios ejemplos. Por ejemplo que dado que las mujeres y las niñas son el 71 por 100 de quienes acarrean agua, la sequía obliga a recorrer cada vez distancias más largas para llegar a los pozos, riesgo para su salud y desarrollo físico, además de limitar el tiempo disponible para su educación.

Empeoramiento de las condiciones de salubridad por las catástrofes naturales, exposición a agentes contaminantes incluso en el hogar, y desigualdad en el acceso a los sistemas de alerta y evacuación son otros problemas graves señalados por la catedrática de la Universidad de Castilla-La Mancha. Las cifras dicen que en las catástrofes hay mayoría de víctimas femeninas, apunta.

Estudiar el impacto ambiental sobre las mujeres

En este escenario amenazante, Consuelo Alonso defiende «la adopción de un nuevo modelo de desarrollo económico que tenga en cuenta el impacto ambiental y social y la equidad de género», que tenga en cuenta «la relación entre el género y el medio ambiente en todos los sectores de actuación». Defiende la incorporación de la variable de género en la elaboración de las evaluaciones de impacto ambiental y la inclusión de análisis de impacto sobre el género de cualquier plan o política pública que afecte al medio ambiente.

Igualmente, Consuelo Alonso reclama «mayor atención pública a la reparación de los daños ocasionados por las catástrofes climáticas a las mujeres víctimas de las mismas».

En este enlace el artículo íntegro.

(Visited 16 times, 1 visits today)