Especies invasoras

La presencia del mejillón cebra en Alarcón (Cuenca), ligada a la introducción de ejemplares de siluro según Ecologistas

Ecologistas en Acción relaciona la introducción de una especie exótica, el siluro, en aguas del embalse de Alarcón, en Cuenca, con la aparición de ejemplares de mejillón cebra, un molusco que pretende ser erradicado desde el Mapama y que ahora está expandiéndose en este enclave

El mejillón cebra es una especie de molusco que, desde 2017, está presente en el embalse de Alarcón (Cuenca). Desde Ecologistas en Acción avisan que la presencia de este bivalvo significa una «extrema gravedad», al ser una especie invasora, y puede tener gran impacto ambiental y socioeconómico. La detección de mejillones cebra, según indican, está relacionada con la introducción del siluro; un pez exótico que ha sido declarado como especie invasora.

El colectivo ecologista explica en una nota de prensa que ambas especies han encendido alertas medioambientales y que la introducción del siluro en las aguas del embalse -con fines deportivos- ha traído consigo la introducción del mejillón cebra. Ambas especies no son naturales de estas aguas, según explican, y a día de hoy existe una estrategia nacional para la erradicación del mejillón cebra.

Dicha estrategia, elaborada por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, «ya alertaba de esa forma de propagación asociada a las malas prácticas en la pesca deportiva del siluro», explican desde Ecologistas. Y es que las larvas del mejillón, indican, pueden transportarse en el agua de los tanques que portan los siluros, o pueden ir adheridas en el agua de lastre de embarcaciones, así como en otras artes de pesca que son empleadas para la captura de estos peces.

Gran impacto de ambas especies

Ecologistas en Acción habla de un «impacto económico» grave que sería generado por ambas especies invasoras pero, sobre todo, por el mejillón cebra, que «prolifera masivamente», algo que puede conllevar problemas por las grandes colonias que se generan, adheridas a todo tipo de sustratos duros, «entre ellos conducciones, canales y compuertas», por lo que podría causar bloqueos.

En estos términos, indican que el mejillón cebra, una vez en Alarcón, podría expandirse por las aguas del Júcar y por el trasvase Tajo-Segura, interconectado por este embalse y, por lo tanto, podría acabar como especie invasora en la cuenca del Segura y en Andalucía.

Por lo tanto, el mejillón cebra está considerado como «amenaza» para las infraestructuras que dan de beber a la población levantina y que «sustentan el regadío».

Relación entre pesca exótica e impactos ambientales

La denuncia del colectivo consiste en criticar la relación entre la pesca e introducción de especies invasoras y «los impactos ambientales y socioeconómicos» que ya producen. Además, advierten de que la reforma de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad pretende levantar la prohibición de pesca de especies invasoras, que es el «foco de la problemática que generan muchas de estas especies».

Por lo tanto, Ecologistas reclama más investigación sobre las circunstancias de las introducciones, así como tratar por todos los medios posibles de evitar «la propagación del mejillón cebra». De igual modo, creen necesario que la prohibición de la suelta y pesca de especies invasoras sea «tajante» y no se levante por Ley, así como otras prácticas asociadas y piden que las embarcaciones presentes en el embalse sean confinadas, para evitar posibles propagaciones.

El Mapama, la CHJ y la Consejería de Agricultura, responsables

A juicio de Ecologistas en Acción, la responsabilidad de estos hechos recae directamente en los pescadores que «con toda la probabilidad» han realizado la introducción de estas especies, pero también dirimen las culpas en el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente así como en la Confederación Hidrográfica del Júcar y en la Consejería de Agricultura castellano-manchega.

Según el colectivo, no se ha actuado «con los medios ni con la contundencia necesaria» para evitar la propagación de estas dos especies en aguas del embalse conquense. Por ello, instan a que se persiga «a los responsables» y a que se tomen medidas como las planteadas.

Piden, además, que no se reforme la Ley para que la prohibición siga vigente y que no estén permitidas aquellas modalidades de pesca que dan lugar a estas situaciones. Igual que leyes, también critican que se siga tramitando una orden de pesca en CLM y que, por lo tanto, se deben prohibir tanto el cebado como el uso de embarcaciones «que solo benefician a los pescadores irresponsables».