lunes, 15 de julio de 2024
10/11/2016junio 7th, 2017
Mar G. Illán Mar G. Illán

El tiempo dirá si su nombramiento como ministra de Defensa es el peldaño que María Dolores de Cospedal necesitaba para relanzar su carrera política hacia sus diversas aspiraciones o si su tiempo pasó en cuanto a los objetivos más altos.

Firme aspirante a la sucesión de Mariano Rajoy, la pérdida del Gobierno en Castilla-La Mancha y las convulsiones en el partido que llevaron al nombramiento de tres flamantes vicesecretarios y un portavoz desdibujaron la figura de Cospedal en Génova. La coincidencia en el tiempo de ambos factores hizo que muchos dieran a Cospedal por amortizada, en Madrid y en Toledo.


Pero su nombramiento como ministra de Defensa la ha devuelto al terreno de juego y ha supuesto una dosis de moral para sus fieles en el Partido Popular de Castilla-La Mancha, que empezaban a acusar el año y medio en la oposición y la consolidación de Emiliano García-Page como presidente y como una de las voces más destacadas y solicitadas del PSOE en España.

El tiempo dirá si Cospedal aprovecha la segunda oportunidad que le han dado la vida y la política y si ha aprendido la lección cuya ignorancia la apartó de la Presidencia de Castilla-La Mancha en solo cuatro años. De momento, el PP de Castilla-La Mancha vuelve a sacar pecho pensando que ha quedado definitivamente  allanado el camino hacia 2019. Por el contrario, los socialistas están convencidos de que será una ministra polémica e impopular, lo que lastrará definitivamente sus posibilidades en Castilla-La Mancha. En medio de ambos fuegos cruzados, los periodistas atestiguamos el morbo que la situación pone a la política regional.

Solo el tiempo dirá si Cospedal vuelve a intentar ser presidenta en Castilla-La Mancha o si desiste de ello por un objetivo mayor o diferente. Menos dudas ofrece un escenario en el que el PP tratará de que su nuevo cargo sea un contrapeso al PSOE y a la figura de Page en Castilla-La Mancha.

No sé si Cospedal tiene más ganas de descabalgar a Page o a Sáenz de Santamaría, pero lo cierto es que el destino la mantiene viva en ambas peleas. La expresidenta de Castilla-La Mancha ha vuelto a la palestra política española y regresa cada día a los titulares a cuenta de su pulso permanente con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Averiguar quién se alzará con la victoria definitiva, quién mandará más para siempre o quién sube y quién baja cada día se ha convertido en entretenimiento nacional, especialmente para los periodistas, que buscan en cada gesto una nueva posición del fiel de la balanza que mueve a su antojo Mariano Rajoy.

Supongo que el presidente del Gobierno ya sabía lo que iba a pasar y contaba con el tira y afloja María Dolores versus Soraya y viceversa. La castellano-manchega ha expresado claramente su deseo de seguir como secretaria general del PP, además de ministra. A finales de enero o en febrero a más tardar sabremos si se sale con la suya. El resultado de ese pulso influirá en el que sostiene en el escenario regional con Page y en el nacional con Sáenz de Santamaría.

Hay teorías para todos los gustos. Se admiten apuestas.

(Visited 17 times, 1 visits today)