fbpx
jueves, 29 de julio de 2021
La presidenta de Madrid quiere trasladar sanitarios de otros centros médicos a trabajar a un nuevo hospital - 31 octubre 2020 - Madrid
Agustín Yanel Agustín Yanel

Entre algunos gobernantes y políticos que no explican bien lo que dicen en público, porque no saben o porque no quieren explicarlo, y otros que hoy afirman una cosa y mañana la contraria con toda naturalidad y sin siquiera sonrojarse, es normal que la ciudadanía esté muy desconcertada. Y si a eso se le añade que los científicos no tienen una postura común sobre la mejor manera de combatir el coronavirus, pese a los esfuerzos con que lo están investigando, es lógico que, además de desconcertada, la gente esté bastante harta de la situación que está padeciendo.

Por si eso fuera poco, hay gobernantes y políticos cuya estrategia consiste en jugar siempre a la contra porque su ambición personal, su incompetencia, o ambas cosas a la vez, les llevan a oponerse a todo lo que haga o diga su adversario político. Esta es una mala práctica que no debería utilizar ninguna persona con un poco de sentido común dedicada a la política, pero hay quien sustenta su actividad pública de esa manera y, cuando no consigue sus objetivos, se presenta como víctima de una inexistente conspiración en su contra.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, es un buen ejemplo de todo eso: no sabe explicarse bien ni cuando comparece en la Asamblea madrileña ni en las ruedas de prensa; no contesta a algunas preguntas de los periodistas, porque le resultan incómodas o porque no sabe contestar, y hace el ridículo por presentarse como si el Gobierno progresista de coalición PSOE-Unidas Podemos y todo lo que huela a los socialistas o a los morados se hubiera confabulado para perjudicarle a ella y a la ciudadanía madrileña, incluso jugando con la salud y la vida de las personas por el coronavirus. Alguien que es capaz de pensar un disparate semejante no debería estar al frente de una comunidad autónoma ni de un ayuntamiento; quizá, ni siquiera de su comunidad de vecinos.

El penúltimo ejemplo de incompetencia, que ha vuelto a convertir a la presidenta madrileña en el blanco de bromas, críticas y chascarrillos en las redes sociales, lo ha dado en una entrevista en Telemadrid, la televisión pública madrileña, el 25 de octubre. Cuando fue preguntada por el número de personal sanitario que ha contratado para el futuro Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, un polémico centro sanitario en el barrio madrileño de Valdebebas que será inaugurado en noviembre, Díaz Ayuso llegó a decir a la periodista que esas “son preguntas que no se le hacen a un presidente autonómico normalmente”.

Un hospital de 1.000 camas y 50 millones de coste envuelto en la polémica

Desde que el Gobierno madrileño anunció la construcción de ese hospital, en mayo último, surgió la polémica. Es un centro con 1.000 camas, preparado para atender no solo un rebrote del coronavirus sino cualquier catástrofe, epidemia o emergencia que pueda ocurrir en España. Se necesitarán unas 5.000 mil personas para que funcione en su totalidad.

En la citada entrevista, cuando la presidenta anunció que el hospital está a punto de ser terminado en un tiempo récord de tres meses, la periodista Silvia Intxaurrondo le preguntó: “¿A cuántos sanitarios ha contratado para el hospital de Valdebebas?”. Y Díaz Ayuso se lió, no sabía qué responder y se fue por los cerros de Úbeda, mezclando churras con merinas y confundiendo esa pregunta concreta con otras cuestiones. Penoso.

Merece la pena buscar en internet los poco más de dos minutos de conversación sobre ese tema, que han corrido como pólvora por las redes sociales. En resumen fue así:

Presidenta.- Lo que se está viendo sobre todo es el refuerzo que venga desde otros hospitales.

Periodista.- Disculpe, pero entiendo que, por lo que usted dice, van a tomar personal sanitario de otros hospitales…

Presidenta.- Al hospital de Valdebebas no le va a faltar ni material sanitario ni le va a faltar ningún tipo de personal.

Periodista- ¿Y no se arriesga a que otros hospitales de la Comunidad de Madrid, de donde va a tomar..?

Presidenta.- No va a faltar nada. Es decir, es una buena noticia…

Periodista.- ¿No van a quedar desasistidos?

Presidenta. (…) Lo que va a haber es una reorganización de efectivos sanitarios…

Periodista.- Disculpe, presidenta, pero no me salen las cuentas. Si cogen a personal sanitario de otros hospitales y lo trasladan al hospital de Valdebebas, sabiendo  la presión que está habiendo en otros hospitales…

Presidenta.- Sí, pero porque se van a duplicar, porque se van a reorganizar. Pero, es que yo no soy…, a ver, yo no soy la persona responsable de los Recursos Humanos, es la Consejería de Sanidad. Yo creo que la presidenta de la Comunidad no tiene que entrar al detalle de cómo van a reorganizar los turnos, el material, yo creo que eso a mí no me compete (…). Yo no he de bajar a esa letra pequeña, como comprenderá. Son preguntas que no se le hacen a un presidente autonómico normalmente.

Desnudar varios santos para vestir a uno nuevo

De esas declaraciones se deduce que la presidenta madrileña quiere aplicar el conocido refrán de desnudar a un santo para vestir a otro, pero al revés:  ella pretende desnudar a varios santos para vestir a un santo nuevo: en otras palabras: trasladar personal de los hospitales y centros sanitarios de Madrid, donde escasean, al nuevo hospital de Valdebebas. La pregunta de la periodista era necesaria y muy sencilla. No tenía que consultar a los responsables de Recursos Humanos del futuro hospital, porque no le preguntaban por la organización de los turnos de trabajo ni por la “letra pequeña”. No. Solo tenía que decir, si antes hubiera preguntado a su equipo para informarse, cuántas personas ha contratado ya su Gobierno para atender un hospital público que va a costar 50 millones de euros y que necesita 5.000 mil personas para funcionar.

Tras la polémica que provocó con esas confusas declaraciones, Díaz Ayuso ha concedido entrevistas a otros medios y tampoco ha aclarado el asunto. Ha dicho que ese centro tendrá más o menos efectivos, “dependiendo de la situación”, que el objetivo es “despejar otros hospitales” y que está al servicio de ellos.

Olvidó decir que, según el personal médico y los especialistas, mientras no refuercen la atención primaria y el sistema sanitario madrileño no era necesario construir ese hospital. Olvidó, también, que en pocas horas y tras sus declaraciones a Telemadrid, más de 2.000 sanitarios han expresado por escrito su negativa a ser trasladados a ese hospital, pese al incentivo económico que tendrían, porque dicen que entonces dejarán sin la atención necesaria a los pacientes de los demás centros médicos que no están afectados por el coronavirus.

Pero ella todo lo traduce en un ataque a su persona, su Gobierno y su comunidad: “Si soy yo, todo es criticado. Siempre habrá un sindicalista o un experto, que suelen ser los mismos, que diga que por qué no hice a cambio no sé qué”. Además de incompetente para estar al frente del Gobierno de Madrid, falta al respeto a los expertos en el mundo sanitario y a los sindicalistas. ¿Hay quien dé más? ¿Cuándo va a intervenir Pablo Casado, que la impuso a dedo como cabecera de la candidatura del PP en las elecciones autonómicas, para que Isabel Díaz Ayuso deje de perjudicar a diario a los madrileños y a su propio partido?

(Visited 13 times, 1 visits today)