miércoles, 22 de mayo de 2024
31/12/2014junio 8th, 2017

En materia sanitaria el futuro hospital de Toledo, la ley de discapacidad y el ébola fueron los principales temas que protagonizaron el 2014 y que ha recogido encastillalamancha.es en su Anuario.
Para ver el Anuario completo pinche aquí.

Apretón de manos con el que Aguirre y Echániz sellaron el acuerdo sanitario entre Madrid y CLM.


A finales de 2014 se dio un paso trascendental para el tan esperado y paralizado hospital de Toledo con la adjudicación de su construcción, explotación y conservación a una UTE de tres grandes empresas formada por OHL, Acciona y Concesiones Viarias DOS, cuya oferta fue la única presentada.

Antes, en octubre, el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, ya vaticinaba que estaría terminado a mediados de 2016. La adjudicación estuvo rodeada de polémica, pues fue precedida por diversos recursos interpuestos por el PSOE y el taller de arquitectura Sánchez Horneros (estudio que se encargó de elaborar el primer proyecto de construcción con el PSOE en el poder) a su licitación, recursos que fueron desestimados por el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales. Además, PSOE, IU y sindicatos han criticado duramente el modelo de gestión, ya que entienden que persigue que grandes empresas hagan negocio con la Sanidad y se acabe perjudicando a los más débiles.

El portavoz de Sanidad del PSOE, Fernando Mora, fue el «látigo» encargado de fustigar el modelo de Sanidad pública del Gobierno de Cospedal y denunciar las listas de espera y las actuales carencias del sistema en CLM. La réplica, del propio Echániz y del portavoz del área del PP, Carlos Velázquez, siguió culpando a los socialistas de la herencia recibida; deudas y una Sanidad basada en el ladrillo a base de grandes obras no siempre necesarias ni bien planificadas.

El año terminó con el apretón de manos entre Echániz y Javier Aguirre, aún consejero de Sanidad de Madrid, como sello del acuerdo que permitirá a pacientes de las provincias de Toledo y Guadalajara ser atendidos en centros de la comunidad vecina. Un «referente en romper las fronteras sanitarias», según Echániz. Raquítico e insultante, en palabras del PSOE?e IU.

El estado de las Urgencias del hospital Virgen de la Salud, en Toledo, protagonizó decenas de titulares, entre otros el de varios médicos que denunciaron el fallecimiento de dos personas a causa de la saturación del servicio, lo que el Sescam negó.

En 2014 se aprobó la Ley de Sanidad, que permite a los castellanomanchegos elegir el médico y el centro sanitario que prefieren. Una manera de examinar a los mejores profesionales, explicó Sanidad.

CIUDAD REAL, HOSPITAL DE REFERENCIA EN CASTILLA-LA MANCHA CONTRA EL ÉBOLA

La sociedad castellano-manchega no fue ajena a la alarma suscitada por los casos de ébola y su control dentro de las fronteras españolas. Se pusieron al día los protocolos y el Hospital Universitario de Ciudad Real fue designado por el Comité de Expertos de Salud Pública como centro de referencia de la región contra el ébola, integrado por especialistas de las distintas áreas y los presidentes de los distintos colegios. En él, además de ser relativamente nuevo, también existe una unidad de enfermedades infecciosas muy cualificada y con gran experiencia. También se tuvo en cuenta su situación geográfica. Finalmente, la comunidad no tuvo que tratar a nadie con ébola, si bien desde los sindicatos se denunció falta de información y de formación entre los profesionales.

CLM, PIONERA CON LA LEY DE DISCAPACIDAD

El 13 de noviembre Castilla-La Mancha se convertía en la primera región española en aprobar una Ley de Garantías de los Derechos de las Personas con Discapacidad, «la ley que de forma clara y firme defiende y protege los derechos de las personas con discapacidad». Así la calificó la presidenta María Dolores de Cospedal.

La norma, elaborada en colaboración con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y en la que participaron todas las consejerías del Gobierno, determina las responsabilidades de los principales actores, que son las familias, el Gobierno, las entidades locales, las empresas privadas y los medios de comunicación públicos de Castilla-La Mancha.

Se trata de una ley pionera dentro del panorama nacional y de la discapacidad que abarca diferentes ámbitos: sanitario, educativo, social, laboral y cultural. Por ello logró el respaldo del Cermi, la organización más representativa y que aglutina a la mayoría de colectivos de discapacidad en la comunidad autónoma.
No todo fueron bendiciones, porque continuaron las quejas y denuncias de la Plataforma de la Ley de Dependencia de Castilla-La Mancha y del PSOE e IU, quienes insistieron en que, en materia de prestaciones sociales, la comunidad en estos últimos años ha dado pasos hacia atrás y que aún hay muchas esperando ser valoradas para recibir una prestación por Dependencia. También fueron muy criticadas las revisiones de oficio que se hacen a los dependientes, criticadas por estas organizaciones porque aseguran que se hacen con el único fin de reducir el número de dependientes con derecho a prestación.

La dependencia centró el debate general que en materia de asuntos sociales siguió girando sobre el recorte de prestaciones y servicios.

(Visited 9 times, 1 visits today)