martes, 16 de abril de 2024
Lo desvela la directora gerente del Sescam, Regina Leal 17/12/2016junio 6th, 2017

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) ejecutará obras de mejora y ampliación en el servicio de Urgencias del Hospital Virgen de la Salud de Toledo, para que el centro sanitario «resista» hasta la puesta en marcha del futuro hospital en la capital regional.

La directora gerente del Sescam, Regina Leal, desvela en una entrevista concedida a la Agencia Efe esta próxima intervención en el hospital Virgen de la Salud, un centro sanitario que, admite, está «estructuralmente enfermo», aunque defiende que es puntero «en cuanto a calidad de profesionales y calidad de atención de los pacientes».


Así, y puesto que el Hospital Virgen de la Salud tiene una estructura «defectuosa y obsoleta» al tiempo que es «muy antiguo y no tiene ni los circuitos ni las salas de espera adecuadas», Leal explica que el Gobierno regional tiene previsto desarrollar un plan de mantenimiento de este centro sanitario, con el objetivo de que pueda prestar servicio hasta que entre en funcionamiento el nuevo.

Y este plan de mantenimiento comenzará por las urgencias, con un obra de ampliación que se acometerá «sí o sí» a primeros de año, porque «es necesaria», «sobre todo para los pacientes, porque realmente la sala de espera está fatal».

Afirma que ha visitado las urgencias con un arquitecto para comprobar sobre el terreno cómo podrá ser la ampliación y asegura que «hay espacio suficiente» para dicha ampliación.

El resto del plan de mantenimiento, explica Leal, es un documento que están elaborando los propios profesionales del centro, donde se incluirán sus demandas y está previsto que llegue al Sescam antes de que acabe 2016, y será entonces cuando se puedan conocer el resto de mejoras que se acometerán en el Virgen de la Salud para que pueda seguir operativo hasta que se produzca el traslado al nuevo Hospital de Toledo.

Sobre este futuro hospital, Leal sostiene que, a la espera de que el Ayuntamiento de Toledo conceda la licencia para retomar definitivamente las obras, «la reconstrucción está iniciada», aunque matiza que «con poco movimiento estructural, y sobre todo con movimiento de tierras y preparación de grúas», es decir, con «los preliminares».

En este sentido, Leal calcula que la firma del contrato con la empresa encargada de la construcción se podrá producir «en el primer trimestre» de 2017, por lo que a partir de entonces comenzarán a contar los 21 meses para finalizar la obra del hospital.

Leal subraya que el futuro hospital es «algo muy importante para los profesionales y para los usuarios, no sólo de Toledo, sino de toda Castilla-La Mancha, porque va a ser un hospital referencia que es muy necesario» y, por ello, se detiene en detallar las «causas del retraso de la construcción».

«Cuando llegamos, nos encontramos con un proyecto inviable», sostiene Leal, que aunque augura que el PP «va a decir una y mil veces» que el anterior proyecto era mejor que el actual, se muestra dispuesta a «enseñarles los planos y lo que quieran», para que «puedan comprobar ellos, de manera interna» que el anterior proyecto no era operativo, según su punto de vista.

Así, detalla que la estructura del hospital está compuesta por cinco «peines» de los que se habían licitado «solo dos», lo que suponía la creación de un hospital «con una dificultad de movilidad interna tremenda, porque sería totalmente vertical y además con unos espacios que llevaba a casos tan dramáticos como abrir un hospital en el siglo XXI con habitaciones de ginecología y obstetricia dobles».

«Eso en el siglo XXI no se podía consentir», reprocha Leal, que defiende que esa modificación y «muchas otras» ha supuesto que el futuro hospital tenga 20.000 metros cuadrados más que el proyecto del PP, para lo cual «hay que hacer mucha negociación con la empresa, hay que hacer todo el proyecto y modificar todo el proyecto», que conlleva «una cantidad de trabajo en el tiempo que al final supone retrasarlo».

Con todo, defiende que la modificación del proyecto puede haber retrasado el reinicio de las obras «quizá seis meses, no más», una demora que a su parecer «merece la pena», porque supondrá no sólo contar con un hospital más grande desde el primer momento, sino que también incorpora la posibilidad de que, si se tiene que ampliar en el futuro, sea más fácil, porque «las relaciones funcionales de los servicios con la parte nueva hacen que la ampliación a futuro sea fácil».

(Visited 69 times, 1 visits today)