fbpx
martes, 22 de junio de 2021
Mario García, diputado provincial de Unidas Podemos y nieto de uno de los asesinados; Fernando Muñoz, vicepresidente de la Diputación de Toledo; y Arturo Peinado, presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria, durante la presentación de la película documental sobre los 17 de Menasalbas. Foto: Rebeca Arango.
Mario García, diputado provincial de Unidas Podemos y nieto de uno de los asesinados; Fernando Muñoz, vicepresidente de la Diputación de Toledo; y Arturo Peinado, presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria, durante la presentación de la película documental sobre los 17 de Menasalbas. Foto: Rebeca Arango.
Documental "La fosa nº 1. Menasalbas 1939-2010" - 10 junio 2021 - Menasalbas

Era el 3 de abril de 1939 cuando un grupo de soldados republicanos regresaba a su pueblo, Menasalbas (Toledo), con al menos la ilusión de que ya no tendrían que luchar más en una cruenta y sanguinaria Guerra Civil, una guerra que pensaban que ya había acabado. Lo que desconocían era que el destino que les esperaba iba a ser peor. Mucho peor…

Fusilados, otros con un disparo en la cabeza, hachazos…

De hecho, minutos u horas después perderían la vida justo a la entrada del pueblo. Asesinados. En el paredón. Justo en una de la tapias exteriores del cementerio. Fusilados algunos. Otros con un disparo directamente en la cabeza. Incluso a alguno le pegaron un hachazo…

Sí, esta es una historia de republicanos, de aquella España nuestra, de venganzas, de morir por pensar de una forma determinada, de odios, de rencores… Del, en definitiva, el absurdo.

“Cazoleta”, “Carrillogordo”, “Follones padre”…

Pero es la historia en primera persona de “Cazoleta”, “Ojo chico”, “Carrillogordo”, “El Moreno”, “El Bomba”, “El Palanca”, “El Sereno”, “Reniega”, “Pajarero”, “El Sereno”, “Follones padre”, “Follones hijo”, “El Hojatalero”… Y de Benigno, Cesáreo, Bernardino y Benito…

17 hombres menasalbeños, la mayoría de ellos que regresaban del frente del río Tajo tras haber caminado durante dos días, quienes fueron asesinados…

Hoy precisamente ha sido presentado en Toledo “La fosa nº 1. Menasalbas (1939-2010)”. O, lo que es lo mismo, un documental película de una hora (financiado por la Diputación de Toledo y montado por Wai Films) en la que se ve (hoy les mostramos el trailer) cómo han sido los trabajos de exhumación de los 17 republicanos (16 para ser más exactos, puesto que uno de los cuerpos pudo ser recuperado por sus familiares días después de los asesinatos) después de años de silencios autoimpuestos, de miedos, de temores a represalias, de miradas al suelo… Aun sabiendo el lugar donde fueron asesinados y, más importante, la fosa común donde fueron enterrados.

Un lugar “oculto…” que todos conocían

Porque sí, como ha recalcado hoy Fernando Muñoz, vicepresidente de la Diputación de Toledo, “en 2010 se localizó el lugar exacto donde los vecinos sabían que estaban”… pero que todos callaban. Por ese maldito miedo… Desde entonces “se procedió a la identificación de los restos, se les rindió el homenaje pertinente y se les dio el digno descanso que se merece cualquier ser humano”.

Una exhumación que ha contado con más de 100 voluntarios y un documental que recoge diversos testimonios “y la emoción indescriptible de los familiares, quienes recuperan una parte de su vida que les había sido arrebatada”.

Lugar donde han permanecido ocultos, desamparados, durante décadas, y en el que ya hay una lápida que les recuerda.

“Pregunté a mi abuela y no me contestó, se puso a llorar…”

En la presentación también ha estado Mario García, diputado provincial de Unidas Izquierda Unida Podemos, menasalbeño y nieto de “Cazoleta”, uno de los asesinados, quien ha recordado que un día, siendo pequeño, preguntó a su abuela qué había pasado con su abuelo y ella fue incapaz de contestar y se puso a llorar… ¿Se lo imaginan? Su abuelo fue asesinado ese día, pero era uno de los que no llegaban del frente, “simplemente por ser simpatizante de izquierdas y quizás fue a recibirlos. Era el sereno…”.

Y Arturo Peinado, presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria, quien ha aclarado que se llama fosa número 1 porque “al menos hay dos fosas más documentadas, pero o se ha construido encima de ellas o se ha removido el terreno, por lo que los cuerpos no son recuperables”.

Ha matizado que una exhumación de una fosa común “no solo es una acto de humanidad, sino también de militancia. Hay una deuda de la sociedad española con las personas que dieron su vida por la democracia”.

En una zanja común de 14 ó 15 metros

Fosa común que consistía en una zanja de unos 14 ó 15 metros y cuyos cuerpos estaban en buen estado. Los restos aparecieron en cuanto comenzaron a hacer las catas, “no se preocuparon mucho de esconderlos, desde luego. Los asesinaron y los dejaron al aire libre durante días, no hubo mucha humanidad. Incluso han aparecido cuerpos sin algunos miembros”.

¿Quiénes fueron los ejecutores? Mario aclara que se desconoce, pero no eran de Menasalbas, “se intercambiaban entre pueblos, los de uno iba a ejecutar a otro de al lado y viceversa”.

Silencio en el pueblo durante décadas, nadie se atrevía a hablar de ello…

Amenazas, pintadas en la tapia del cementerio con yugos y flechas…

¿Y las reacciones en la actualidad? Es curioso, durante los trabajos de exhumación se mantenían un retén de tres personas durante las noches junto a las fosas porque hubo amenazas, pintadas como cuando apareció la tapia del cementerio llena de yugos y flechas… Sí, en pleno siglo XXI.

“Hubo mucho apoyo, es cierto, aunque hay que decir la mayor parte de la corporación de entonces no vio con buenos ojos la exhumación”.

Lo más importante es que hubo un sentimiento de liberación en las familias afectadas. Como anécdota, en 2010 todavía vivía la esposa de uno de los asesinados y ni el hijo sabía nada porque ella no se lo había contado, le producía una situación de pánico.

Los 17 de Menasalbas…

17 asesinatos, 17 historias reales, 17 nombres y apellidos… Descansen ya en paz.

Estos son los 17 de Menasalbas:

Ladislao Ruiz Ramírez, “Cazoleta”.

Pablo Zarzalejo Jiménez, “Ojo chico”.

Joaquín Medina de la Fuente, “Carrillogordo”.

Lucio Crespo Peces, “El Moreno”.

Benigno Gómez Sánchez-Petronila.

Cesáreo González Tante.

Gregorio García Gutiérrez, “El Bomba”.

Lucio Espinosa Gutiérrez, “El Palanca”.

Bernardino Gómez Sánchez.

Benito García Utrilla Cosme, “El Sereno”.

Félix Gálvez, “Reniega”.

Emeterio Ruiz Sánchez, “Pajarero”.

Esteban Leganito, “El Sereno”.

Mariano Ruiz de la Peña, “Follones padre”.

Eusebio Ruiz Gutiérrez, “Follones hijo”.

Patrocinio Camino Muñoz, “El Hojalatero”.

Y Benito Gómez Gutiérrez.

(Visited 4.303 times, 1 visits today)