fbpx
lunes, 17 de junio de 2024
Atraco en un supermercado del municipio toledano de Yuncos en 2013
Atraco en un supermercado del municipio toledano de Yuncos en 2013
El juicio, en Toledo, durará siete días - 15 mayo 2017 - Toledo

Pasaban 20 minutos de las nueve de la noche del sábado 5 de octubre de 2013 cuando tres individuos, con las caras tapadas y portando armas de fuego, entraron en un establecimiento de la cadena Mercadona, en Yuncos (Toledo) y después de amenazar a clientes y empleados consiguieron un botín de 2.442 euros. No acabó ahí la «aventura», porque cuando salían se encontraron con la Guardia Civil, a uno de cuyos agentes hirieron de gravedad. De hecho, pudo salvar la vida, pero a la causa de las heridas se quedó parapléjico. De hecho, se le reconoció un grado de discapacidad del 84 por 100. El atraco a un supermercado salió muy caro.

El juicio, que comienza el martes 16 y que se prolongará, en principio, durante siete días, se celebrará en la Audiencia Provincial de Toledo a partir de las nueve y media de la mañana. Y el fiscal pide para los tres penas de más de 50 años de cárcel por diferentes delitos, entre ellos el del presunto intento de asesinato en grado de tentativa al disparar a dos guardias civiles.


Los tres autores se repartieron las funciones en el atraco a un supermercado

Según el escrito de acusasión de la Fiscalía, los tres acusados, quienes responden a las iniciales A.G.C.R., J.M.C.P. y M.A.S.D., había hecho amistad y a partir de ahí tramaban la realización de delitos, por lo que se repartían tanto las funciones como los beneficios.

Fue en abril de 2013 cuando tras cumplir condenas anteriores, se volvieron a juntar y a planear. Hasta que decidieron que el 13 de octubre de ese mismo año intentarían atracar el Mercadona de Yuncos, por lo que un día antes uno de ellos, J.M.C.P., fue sobre las nueve de la noche como un cliente más para perfilar los últimos detalles para la ejecución del plan, comprobar la hora de cierre, la ubicación de las cajas registradoras y de la oficina, así como las funciones de los empleados.

[ze_summary text=»Dispusieron las precisas armas de fuego y las cargaron con la munición necesaria, asumiendo que su uso por cualquier de ellos sería preciso tanto para intimidar a los empleados y clientes como para protegerse»]

Dispusieron las precisas armas de fuego y las cargaron con la munición necesaria, asumiendo que su uso por cualquier de ellos sería preciso tanto para intimidar a los empleados y clientes como para protegerse[/ze_summary]

 

Esa misma noche, en casa de aquél «y con pleno conocimiento de la procesada M.F.S.A., su compañera sentimental, quien habría de ofrecerles cobertura para la ejecución del hecho, y dispusieron los medios necesarios para la ejecución del plan. Dispusieron las precisas armas de fuego» y las cargaron con la munición necesaria, «asumiendo que su uso por cualquier de ellos sería preciso tanto para intimidar a los empleados y clientes como para protegerse, aceptando los menoscabos físicos e incluso la muerte de terceros». También tenían «las caretas que habían comprado, chalecos antibalas, gorros, gorras y guantes con los que habrían de intimidar y para que no los identificaran».

[ze_image id=»123911″ caption=»Román David, el guardia civil que se quedó parapléjico tras recibir un disparo en el cuello durante el atraco.» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/05/Roman_David_1.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

A las 21.21 horas entraron en el supermercado y J.M.C.P. se fue directamente hasta una de las cajas, donde estaba la gerente, y cogiendo del cuello a uno de los empleados, quien trató de revolverse, por lo que fue amenazado con un «encima te pones así, no te pongas chulo y estate quieto que te mato», encañonándolo por la espalda y llevándose a los dos a la oficina, exigiéndola a ella que le diera todo el dinero, «aue no se dejara nada o la mataría».

[ze_summary text=»Encima te pones así, no te pongas chulo y estate quieto que te mato»]

Encima te pones así, no te pongas chulo y estate quieto que te mato[/ze_summary]

 

Otro de ellos, M.A.S.D., mientras, fue hacia una de las cajas y con la pistola en la mano le dijo a la cajera principal «abre la caja, quiero el dinero, no te muevas», para acto seguido ir a la oficina donde estaba su compañero. En ese momento uno de los clientes trató de marcharse del establecimiento, pero fue encañonado por la espalda, le pusieron de rodillas y le dejaron en un rincón.

Una vez que consiguieron el dinero y antes de marcharse se percataron de la presencia en el exterior de la Guardia Civil, por lo que se repartieron las bolsas con el dinero y se dispusieron a salir.

[ze_image id=»123918″ caption=»Dos de los atracadores, en el momento que entran en el Mercadona de Yuncos.» type=»break_limited» src=»http://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2017/05/Atraco_supermercado_Yuncos_3.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

Pero al llegar a la puerta se encontraron con un agente y sin que este tuviera posibilidad alguna de reaccionar, J.M.C.P., «presidido en su obra por el propósito de acabar con su vida, igual que los otros dos procesados, comenzaron a disparar contra él, alcanzándole en el cuello. Una vez que cayó al suelo pasaron por encima de su cuerpo, dándole por fallecido, disparando contra el vehículo oficial con la finalidad bien de acabar con la vida o bien aceptando el resultado que se pudiera producir, de una agente de la Guardia Civil, quien se encontraba junto al coche oficial y quien debido a la reiteración de los disparos no tuvo la posibilidad de reaccionar, protegerse y defenderse».

Los tres acusados «realizaron al menos ocho disparos sobre ambos agentes, aunque solo alcanzaron al primero, abandonado de inmediato el lugar».

[ze_summary text=»Una vez que el agente cayó al suelo pasaron por encima de su cuerpo, dándole por fallecido, y disparando contra el vehículo oficial»]

Una vez que el agente cayó al suelo pasaron por encima de su cuerpo, dándole por fallecido, y disparando contra el vehículo oficial[/ze_summary]

 

Se dirigieron a la vivienda de uno de ellos, en la urbanización Dehesa de Moratalaz, desde donde partieron hacia un camino rural cercano al paraje Las Canteras. Allí tiraron las pistolas al interior de una laguna y se fueron hasta otro paraje, La Losa, haciendo lo propio con el coche, al que prendieron fuego hasta calcinarlo. Regresaron a la casa, se repartieron el botín y se ocultaron toda la noche.

Dos de las armas fueron recuperadas parcialmente y la guardia civil que no sufrió heridas de bala sí padeció trastorno de estrés postraumático, por lo que necesitó tratamiento psiquiátrico y farmacológico. A consecuencia de ello, en abril de 2016 el Ministerio de Defensa acordó su pase a la situación de retiro.

Dos de ellos, J.M.C.P. y M.A.S.D., fueron detenidos el 19 de diciembre de 2013; y A.G.C.R. un día después.

Todas las penas para los tres procesados

Las penas que solicita el fiscal para los tres procesados son las siguientes:

5 años de cárcel por un delito de robo con intimidación, 28 por dos delitos de asesinato en grado de tentativa, 4 por un delito de lesiones, 3 por delitos de daños mediante incendio o hurto, 3 por el delito de robo con intimidación en grado de tentativa, 3 por un delito de tenencia ilícita de armas prohibidas, 3 por un delito de falsedad documental y otros 3 por un delito de pertenencia a una organización criminal. En total, 52 años.

El agente herido estuvo 10 meses ingresado en el Hospital de Parapléjicos, en Toledo

El guardia civil herido estuvo ingresado en el Hospital de Parapléjicos de Toledo durante 10 meses y durante todo el tiempo fueron numerosas las muestras de cariño que recibió tanto de sus compañeros como de los profesionales del centro.

De hecho, se organizaron varias iniciativas solidarias con él, entre otras «Corre X Román», una carrera de 10 kilómetros por la ciudad de Toledo en la que participaron casi 3.500 personas. Un año después del suceso, Román David recibió la Cruz al Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo.

(Visited 509 times, 1 visits today)