Ocaña (Toledo)

Tenía en su vivienda ocupada ilegalmente tres perros desnutridos que convivían con otro ya fallecido

La Guardia Civil investiga a una persona por un delito de maltrato animal con el agravante de muerte y abandono

Uno de los perros recuperados por el Seprona.

La Guardia Civil ha investigado a una persona como autora de un delito de maltrato animal con el agravante de muerte y abandono de animal doméstico, ocurrido en Ocaña. En concreto, en una vivienda ocupada ilegalmente en esta localidad toledana, los agentes hallaron tres perros en condiciones deplorables y un cuarto fallecido en estado de descomposición.

Fue el pasado día 31 de marzo cuando la Guardia Civil de Ocaña fue alertada por un vecino de la presencia de varios perros sueltos en zonas comunes de un edificio. Según informa este cuerpo de seguridad en una nota de prensa, acompañados por la Policía Local, una patrulla localizó en dicho inmueble tres perros de distintas razas con evidentes síntomas de desnutrición y careciendo de las mínimas condiciones higiénico sanitarias. Estos animales estaban conviviendo con el cadáver de otro can que se encontraba ya en estado de descomposición.

Los agentes también comprobaron, que de estos animales, tan sólo uno tenía implantado el microchip y que su legítimo propietario había denunciado su desaparición por extravío.

Una protectora de la zona prestó la asistencia sanitaria a los perros y se hizo cargo de la custodia de dos de ellos.

El Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Comandancia de Toledo inició una investigación para determinar la autoría de estos hechos, logrando identificar a la persona responsable, un hombre con antecedentes por maltrato animal.

Este hombre fue investigado, aunque no detenido, por el Seprona por un delito de maltrato animal con el agravante de muerte y abandono de animal doméstico, por lo que las diligencias instruidas fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de Ocaña.