domingo, 2 de octubre de 2022
Una emotiva historia alejada del lujo al que se asocia a los Magos de Oriente - 07 enero 2020

Cuenta la tradición cristiana que tres hombres muy sabios que vivían en el lejano oriente comenzaron un largo viaje siguiendo la estela de una brillante estrella. Los tres eran reyes y los tres eran magos. Fueron guiados por la estrella que anunciaba el nacimiento del hijo de Dios y llegaron hasta Belén a lomos de camellos, pero no todos los Reyes Magos llegaron a su destino del mismo modo…

En la localidad ciudadrealeña de Valdepeñas una emotiva y dura historia se guarda bajo la capa del Rey Baltasar. Nació en Mali hace 23 años y el lujo de los reyes no fue precisamente lo que le acompañó en su infancia. Su historia la contó el alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, quien relató que en este país del África Occidental «nació un niño que tenía un papá, una mamá y dos hermanos, y cuando cumplió 20 años tuvo que salir huyendo de la peor de las desgracias humanas, el hambre».


 

Escapó de Mali y llegó hasta Marruecos, «donde vivió ocho meses escondido en el bosque, como un cervatillo asustado, hasta llegar a las costas de Marruecos», apuntó Martín. Como tantos otros migrantes que llegan a España, el Baltasar de Valdepeñas se subió en una patera y llegó hasta las costas españolas.

«Lo que no sabía ese niño cuando nació es que, gracias a él, Baltasar iba a estar en el balcón del Ayuntamiento de Valdepeñas», festejó Martín el 5 de enero, el día de la Cabalgata de Reyes, puesto que esta historia le gusta contársela a los padres «para que cuando los niños puedan entenderla se la explique y podamos hacer un mundo mejor», subrayó el alcalde valdepeñero.

(Visited 95 times, 1 visits today)