fbpx
domingo, 2 de octubre de 2022
Reunión de la Consejera de Fomento con responsables de Gicaman. Foto de Archivo.
Los vecinos habían denunciado "malas condiciones" - 18 febrero 2018 - Guadalajara

La empresa pública Gicaman ha desmentido las acusaciones de un grupo de vecinos que ayer, sábado 17, lanzaron una convocatoria para denunciar una serie de hechos como el posible «desahucio» -así lo decían- de una familia del bloque que había sido realojada en un hotel y se les había comunicado que tendrían que abandonarlo.

En un comunicado, la empresa titular del edificio situado en la calle Laguna de la Colmada del barrio guadalajareño de Aguas Vivas, niega la mayor sobre este asunto y asegura, además, que dicha familia estaba viviendo en situación irregular: «se encontraban habitando la vivienda en situación irregular, al no haber seguido el procedimiento habitual para la obtención de una vivienda pública en régimen de alquiler», ha asegurado el presidente de la entidad, Javier Barrado.


Por lo tanto, esta familia no estaba «en la lista de demandantes donde se extraen los potenciales adjudicatarios», según asegura el propio Barrado, a pesar de lo cual se les ha mantenido alojados «en un hotel desde que se procedió a desocupar el edificio».

Ahora, en cambio, «la empresa pública no puede dar una solución habitacional» a dicha familia, porque la situación no está registrada. Gicaman, además explica que esta familia ha recibido la ayuda social que se ha gestionado desde la consejería de Bienestar Social, con lo que queda suspendido el contrato -de forma temporal- de vivienda, según explican en el comunicado.

Niegan los giros de alquiler a las familias que reciban la ayuda

En estos términos, el presidente de Gicaman también ha respondido, de nuevo, a la polémica sobre los giros de alquiler por los que ayer también alertaban los vecinos en el comunicado remitido a los medios.

La empresa pública vuelve a insistir en que a aquellas familias que hayan pedido las ayudas económicas no tienen que pagar giros del recibo de alquiler de la vivienda pública «mientras se mantenga la actuación que va a llevarse a cabo en el edificio», y subrayan que son los propios vecinos los que gestionan su nuevo alquiler temporal con terceros, de forma «privada».

Por lo tanto, inciden, aquellos inquilinos que se hayan acogido a la ayuda tienen el contrato de vivienda en suspensión temporal, y se gestiona un contrato provisional mientras se dan los trabajos de emergencia en el edificio de Laguna de la Colmada.

«Tienen línea directa para cualquier consulta»

El propio Barrado ha adelantado que la próxima semana habrá, de nuevo, entrevistas individualizadas con cada familia de cada vivienda, para conocer de primera mano la situación. Así, recuerda que se ha estado trabajando «de forma coordinada para atender las necesidades», y por lo tanto, niega la mayor sobre la falta de transparencia que se denunció por parte de los vecinos.

Sobre esto, aseguran desde la Consejería de Fomento que existe un contacto de atención «en cualquier momento» las dudas y preguntas que puedan surgir a los inquilinos de estas viviendas que, recordamos, tuvieron que ser desalojadas ante unos evidentes problemas en una parte de la estructura del edificio.

[ze_summary text=»Sin diagnóstico integral, Gicaman trabaja para, por fin, tener una evaluación estructural del edificio de viviendas»]Sin diagnóstico integral, Gicaman trabaja para, por fin, tener una evaluación estructural del edificio de viviendas[/ze_summary] 

Los trabajos de la empresa pública en el bloque de viviendas continúan y, afirman que aún no se ha realizado un «diagnóstico integral» de los problemas que tiene el edificio, pero «se sigue avanzando en ello». El objetivo es corroborar de una vez algun fallo estructural, en caso de que lo hubiera, y así marcar una hoja de ruta para la rehabilitación de las viviendas que, a día de hoy, siguen vacías.

Una empresa privada ha sido empleada para estos menesteres, de forma especializada tal y como asegura Fomento.

(Visited 39 times, 1 visits today)