fbpx
martes, 31 de enero de 2023
El cuarto mayor del país - 29 junio 2017

La población residente en Castilla-La Mancha a fecha 1 de enero de 2017 se redujo en 8.521 personas respecto a la misma fecha de 2016, según los datos sobre las migraciones de la población española difundido por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Según estos datos, Castilla-La Mancha contaba a fecha 1 de enero de 2017 con 2.040.379 habitantes frente a los 2.048.900 de 2016, lo que supone un descenso del 0,42 por 100, el cuarto mayor del país tras Castilla y León, Extremadura y Asturias.


También recoge que en el período analizado fallecieron en la región 1.297 personas más de las que nacieron (saldo vegetativo).

En cuanto al saldo migratorio entre CCAA, salieron de Castilla-La Mancha a otras regiones 5.659 personas más de las que procedentes de los diferentes territorios nacionales decidieron residir en Castilla-La Mancha, mientras que el saldo migratorio exterior fue de 1.5e64 personas.

En general, Castilla y León y Extremadura son las comunidades que más población perdieron durante el año pasado a pesar del crecimiento global registrado en España gracias, entre otras razones, al tirón de los archipiélagos de Baleares y de Canarias, y de la Comunidad de Madrid. Estas tres autonomías han sido las que más población ganaron en 2016, tal y como muestran las Cifras de Población y de Migraciones del Instituto Nacional de Estadística (INE) con fecha de 1 de enero de este mismo año.

Dice el informe que la población residente en España creció el año pasado por primera vez desde 2011 al registrarse un aumento de 88.867 personas. En el incremento ha jugado un papel relevante el proceso de adquisición de nacionalidad española, subraya el INE.

[ze_summary text=»La población residente en España creció el año pasado por primera vez desde 2011″]La población residente en España creció el año pasado por primera vez desde 2011[/ze_summary] 

También destaca que el número de habitantes, en 2016, bajó en Castilla y León, Galicia, Castilla-La Mancha, Asturias, Aragón, Cantabria y La Rioja. Son precisamente las comunidades que más están acusando la pérdida de habitantes, y desde hace varios años.

En números porcentuales, Castilla y León perdió el año pasado un 0,76 por 100 de la población que tenía al comienzo de 2016, en tanto que Extremadura bajó un 0,67 por 100, por delante de la pérdida de residentes de Asturias (-0,62 por 100), de Castilla-La Mancha (-0,42), Galicia (-0,35), Cantabria (-0,18) y Aragón (-0,11). La Rioja también experimentó un descenso, pero muy leve, del -0,05.

Por el lado de los crecimientos de población Baleares ocupa un lugar preferente. Registró el año pasado un incremento de residentes del 1,35 por 100. Canarias siguió esta tendencia, aunque más baja, de un 0,92 por 100, al igual que Madrid, del 0,80. Ceuta, Navarra, Cataluña, Murcia y Melilla son las otras comunidades y ciudades autónomas en las que la población subió por encima de la media española, situada en el 0,19 por ciento.

País Vasco, Andalucía y Comunidad Valenciana son las comunidades cuyos crecimientos poblacionales se encuentran por debajo de la media. Experimentaron, efectivamente, un aumento de residentes, aunque ligeros: del 0,17 por 100 Euskadi y del 0,07 y 0,05 por 100 Andalucía y la Comunidad Valenciana, respectivamente.

A pesar de las oscilaciones en el número de residentes, todas las comunidades registraron un saldo migratorio positivo durante 2016, menos dos: Castilla-La Mancha y Extremadura.

Cataluña vio cómo 24.431 ciudadanos extranjeros aumentaban su población, lo que la convierte en la principal comunidad receptora. Está por delante de Madrid, que recibió 17.292 más, y de Canarias, a donde llegaron 16.893.

Esto en lo que se refiere a las migraciones exteriores, pues en lo que respecta a las migraciones interiores entre ciudadanos españoles Madrid, Baleares y Cataluña aparecen como las comunidades que más llegadas contabilizaron. Andalucía, Castilla y León y Castilla-La Mancha son las que más salidas contaron.

(Visited 7 times, 1 visits today)