fbpx
jueves, 7 de julio de 2022
Los alumnos del Divina Pastora han aprendido el lenguaje de signos para comunicarse con Sara
Los alumnos del Divina Pastora han aprendido el lenguaje de signos para comunicarse con Sara.
En el Divina Pastora - 24 mayo 2017 - Toledo

Los alumnos de cuarto curso de Primaria del colegio toledano Divina Pastora han aprendido lenguaje de signos para hablar con su compañera de clase Sara, sordomuda y con discapacidad visual, lo que hoy les ha reconocido la ONCE con la entrega de unos diplomas.

Sara llegó al colegio Divina Pastora con cuatro años y durante este tiempo, en toda la etapa de Infantil y los cuatro cursos transcurridos de Primaria, sus compañeros han aprendido lengua de signos para relacionarse con ella y, sobre todo, jugar y aprender de su compañera.


Lenguaje de signos que han aprendido para jugar y aprender con Sara

«Estos niños que ahora tienen 9 y 10 años han sabido ser parte de la vida de Sara», ha destacado la directora del centro educativo, Chari Labrador, que ha participado en el acto de entrega de reconocimientos junto a los 44 alumnos de las dos clases de cuarto de Primaria y un buen número de padres y profesores, además del delegado de la ONCE en Castilla-La Mancha, Carlos Javier Hernández.

La directora del colegio ha explicado que los niños primero fueron teniendo su propio nombre en lengua de signos y, a partir de ahí, fueron incorporando en su día a día «no ya a Sara, que lo está, sino la lengua de signos».

Así, ha asegurado que esta alumna es «un torbellino», siempre compartiendo con sus compañeros juegos y trabajos, y ha destacado la educación «inclusiva» del colegio.

[ze_summary text=»Sara es un torbellino, siempre compartiendo con sus compañeros juegos y trabajos»]Sara es un torbellino, siempre compartiendo con sus compañeros juegos y trabajos[/ze_summary]Por su parte, el delegado autonómico de la ONCE ha citado una frase de ‘El Principito’ -lo esencial es invisible a los ojos y solo se ve con el corazón- para resaltar la importancia de lo que han hecho estos alumnos y de lo que han transmitido.

Asimismo, Guadalupe Labrado, una religiosa franciscana de la orden que gestiona el colegio, ha recordado que hace 132 años la fundadora de esta congregación (que tiene 18 colegios en España) llegó a Toledo con la idea de abrir un colegio para la educación de las niñas, con independencia de sus necesidades y capacidades, como ha sucedido con Sara.

Los alumnos han recibido diplomas y han recitado, en lengua de signos, un poema de Gloria Fuertes: ‘Cómo se dibuja un paisaje’.

(Visited 63 times, 1 visits today)