fbpx
jueves, 8 de diciembre de 2022
Un operario recoge los restos de la parte de cornisa que se cayó de la Catedral de Toledo.
Un operario recogiendo los restos de la parte de cornisa que se cayó de la Catedral de Toledo.
Juan Miguel Ferrer - 31 octubre 2018 - Toledo

El deán de la Catedral de Toledo, Juan Miguel Ferrer, ha avanzado hoy que la torre del templo primado de la que el pasado día 14 se desprendió una cornisa, sin causar ningún daño personal, «se encuentra en bastante buen estado», si bien se está a la espera de conocer el resultado de las catas realizadas.

A preguntas de los periodistas sobre este asunto, durante la presentación de una exposición sobre la Colegiata de Torrijos, el deán ha explicado que, además de las inspecciones visuales y la toma de imágenes que se llevaron a cabo nada más producirse el derrumbe, se han realizado catas arqueológicas para hacer un análisis del estado de las piedras.


«Gracias a Dios, la torre de la Catedral de Toledo está en bastante buen estado»

Un trabajo éste, «más laborioso y lento», ha dicho, cuyos resultados esperan conocer pronto, aunque ha señalado que sí se puede avanzar que, «gracias a Dios, la torre está en bastante buen estado».

En este sentido ha abundado que la pared que mira hacia el oeste, «al río, que es por donde llegan las tormentas», la parte más afectada por el viento y el agua.

Y ha insistido en que, «pronto tendremos el resultado y lo que es más importante, la propuesta que nos hagan para mejorar los problemas que se puedan plantear en el futuro», ha subrayado el deán.

Ferrer ha hecho estas declaraciones durante la presentación, en la Catedral de Toledo, de la exposición ‘La Colegiata de Torrijos, de la ‘Loca del Sacramento’ a Alonso de Covarrubias: arquitectura, música y patrimonio’, en la que han participado también el presidente de la Junta de Protectores de la Real Fundación Toledo, Jesús Carrobles, y el comisario de la muestra, Fernando Marías.

(Visited 42 times, 1 visits today)