fbpx
martes, 5 de julio de 2022
Luis Sánchez Contador, en el centro de la imagen, entre Agustín Conde y María Dolores de Cospedal, el día en el que Conde tomó posesión como secretario de Estado de Defensa.
Luis Sánchez Contador, en el centro de la imagen, entre Agustín Conde y María Dolores de Cospedal, el día en el que Conde tomó posesión como secretario de Estado de Defensa.
Artículo de opinión - 17 mayo 2021 - Toledo

«Conocí a Luis Sánchez-Contador hace ya tantos años que parece que fue en otra vida. Allá por 1993 el PP de Toledo no atravesaba su mejor momento. Yo era el portavoz de mi partido en el Ayuntamiento, y concurrí a la elección como presidente local. No fui el único. Hubo otra candidatura en la que estaba Luis.

Los militantes me apoyaron y me di cuenta de que sin un partido unido no sería posible que ganáramos las elecciones al Ayuntamiento que tendrían lugar en algo más de un año. Una de las personas a las que me dirigí para que trataran de sanar heridas fue a Luis.


«Un prestigioso profesor… muy generoso conmigo»

Luis era ya un prestigioso profesor, muy querido por sus alumnos y por sus compañeros, y yo era un joven abogado de menos de 30 años que tenía todo por hacer. Luis fue, porque era así, muy generoso conmigo y aceptó con ilusión el encargo. Pasaron los meses y fui designado candidato a la Alcaldía de Toledo, y Luis aceptó otra vez embarcarse conmigo en la aventura.

Le designé concejal de Cultura, y creo que acerté de pleno. Luis supo gestionar como nadie ese área. Disfrutaba preparando ambiciosas programaciones para el Teatro de Rojas, y no dejaba de acudir a ningún acto, mostrándose siempre cercano con todo el mundo.

Luis era un hombre extrovertido y uno de los más simpáticos que he conocido nunca. Sabía quitar hierro a cualquier situación tensa con una frase ocurrente, con un chiste o con una broma siempre oportunos. Era un hombre leal con sus amigos, con sus compañeros y con los que trabajaban con él. Enemigo de intrigas y de perder el tiempo con las menudencias de la vanidad.

«Me cuidó como un hermano mayor»

Cuando fui candidato a la presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-la Macha, Luis se ofreció a ser mi “hombre para todo” en los innumerables viajes que tuve que hacer. Me cuidó como un hermano mayor, haciendo posible que todo encajara, filtrando llamadas, concertando entrevistas, y hasta ocupándose de que tomara las pastillas para la garganta ya tan resentida por tantos mítines.

Han pasado más de 20 años desde que dejamos de trabajar juntos en política, pero durante todo este tiempo hemos mantenido la amistad aquel grupo de jóvenes concejales que hoy peinamos canas y acumulamos kilos. Y en gran parte ha sido gracias a Luis, que era quien nos coordinaba para que pudiéramos comer juntos cada poco tiempo, y mantenernos así unidos y al tanto de nuestras cosas.

Desde hace algún tiempo Luis tenía una mala salud de hierro, que le hacía padecer achaques pero de los que siempre salía airoso. Esta vez su corazón, su grande, generoso y buen corazón, no ha podido más. Descansa en paz amigo Luis».

Agustín Conde es exalcalde de Toledo y ex secretario de Estado de Defensa.

(Visited 1.168 times, 1 visits today)