fbpx
viernes, 24 de mayo de 2024
Daniel Galán en su decimocuarto día de huelga de hambre.
Daniel Galán en su decimocuarto día de huelga de hambre
Su estado de salud ya es muy delicado - 24 diciembre 2017

Como cada día desde hace 14, hoy Daniel Galán ha vuelto a la Estación de Sol para seguir con su lucha en la que solo pide cobrar por trabajar. Está en huelga de hambre y le está dejando completamente exhausto y literalmente «en la reserva». El toledano ha vuelto a atender a encastillalamancha.es y relata cómo su dieta desde hace casi dos semana a base de agua, zumo, leche o bebidas energéticas le está llevando al límite.

[ze_summary text=»Me van dando bajones, intento no gastar energías, no hacer ningún tipo de esfuerzo pero ya los mareos son continuos»]Me van dando bajones, intento no gastar energías, no hacer ningún tipo de esfuerzo pero ya los mareos son continuos[/ze_summary] 


«Me van dando bajones, intento no gastar energías, no hacer ningún tipo de esfuerzo pero ya los mareos son continuos«, cuenta este trabajador desesperado. De hecho, he tenido que ir al hospital porque le dio una insuficiencia respiratoria y ante esta dramática situación, la solución no parece cercana.

Porque el problema de Daniel Galán y el de otros 550 trabajadores del Metro de Madrid de la empresa Seguridad Integral Canaria, entre ellos su exmujer con la que tiene dos niñas, es que llevan sin cobrar dos meses y no aparece en el horizonte la siguiente fecha de cobro.

Su cuerpo se ralentiza por la falta de alimento. Él es una persona sana, deportista que ni siquiera bebe o fuma, pero ha llegado hasta tal punto que con solo subir un tramo de escaleras se ahoga.

Sin novedades

Cuando Daniel es preguntado sobre las novedades que hay sobre la situación laboral, solo puede soltar una risa irónica y frustrada porque después de 14 días sin probar bocado lo podría resumir en «indiferencia, y añadiría bonitas palabras de promesas que no son hechos y yo no me alimento de palabras, me alimento de hechos».

Necesita «una salida, la que sea», aunque esta solo venga «por humanidad». «Yo me aferro a que haya solución, aunque sea que de aquí a dos meses voy a cobrar…». Pero la ansiada solución no llega, «a mí personalmente no me ha llegado ningún tipo de información, ni por parte de Metro de Madrid, ni de la empresa por supuesto, ni por parte de nadie», y por ello «lo que peor se lleva de es la indiferencia».

Daniel Galán sigue haciendo toda la fuerza y empleando hasta el último resquicio de energía que le queda en su reivindicación. Lo gasta atendiendo a los medios y a todo el que se interesa por que situación. «La única fuerza con la que cuenta un currito como yo es intentar hacer tu problemática lo más visible y en este aspecto sí que estoy contando con bastantes muestras de apoyo», pero no es suficiente. «Ningún medio de comunicación ni las redes solucionan el problema, eso lo soluciona Metro de Madrid o la empresa o los políticos…», se lamenta.

[ze_summary text=»Es Nochebuena, nunca pensé cuando inicié esto que iba a llegar hasta Nochebuena «]Es Nochebuena, nunca pensé cuando inicié esto que iba a llegar hasta Nochebuena [/ze_summary] 

Y pese al hambre, pese a no recibir solución y pese a ser una fecha tan señalada, en la Estación de Sol sigue Galán esperando encontrar la puerta abierta el final del callejón sin salida en el que anda inmerso por solo pedir que le paguen su sueldo. «Es Nochebuena, nunca pensé cuando inicié esto que iba a llegar hasta Nochebuena «, reconoce, «porque lo único que reclamo lo considero tan justo y tan evidente que pensaba que iba a haber algún tipo de salida».

Siente que a los responsables «a día de hoy les importamos bien poco, porque estoy a día 14 de la huelga de hambre, estamos en el día de nochebuena y aquí estoy reclamando que me paguen mi sueldo que yo sigo trabajando, ni siquiera estoy de baja«.

Ahí sigue al pie del cañón y se lamenta de que sí que hay una Ley «que te despide de forma fulminante y te lo deja bien claro, indenpedientemente de si cobras o no, te despiden si no vas a trabajar».

A la espera de aceptar el concurso de acreedores

Según han podido conocer, la empresa ha presentado un concurso de acreedores, «pero como no nos fiamos de esta personas porque ya nos ha jugado tantas…», pues tendrán que esperar al jueves a ver si están en lo cierto y se puede resolver el problema. «Si se acepta es cuestión de que el administrador pague las nóminas, puede ser cosa de uno o dos meses», explica.

 

(Visited 53 times, 1 visits today)