Anuario ENCLM / Economía

Así fue 2019... El año que la "España vaciada" se llenó de voces pidiendo oportunidades

En 2019 la despoblación saltó al debate público. Los pequeños pueblos reclaman los mismos servicios y oportunidades que en las ciudades para frenar la despoblación que pone en riesgo la supervivencia de 600 de los 919 municipios de Castilla-La Mancha

Sin duda una de las expresiones más ligadas al 2019 es «España vaciada». El año que concluye estuvo marcado por el clamor contra la despoblación. La también llamada «Revuelta de la España vaciada» se llenó de voces que pedían más oportunidades para el entorno rural, los mismos servicios que hay en la ciudad y sobre todo un futuro para que los pueblos no mueran.

Muchas zonas de Castilla-La Mancha están gravemente afectadas por la despoblación, pero lo cierto es que la voz cantante de la «España vaciada» la han llevado en mayor proporción dos provincias de otras regiones: Soria y Teruel. Los sorianos porque han formado la plataforma más famosa y que más ruido ha hecho contra la despoblación: «Soria Ya»; mientras que los turolenses porque han logrado llevar al Congreso a un diputado en cuyo partido uno de los temas estrella ha sido la despoblación: «Teruel existe».

El día que la despoblación se puso en el mapa fue el 31 de marzo, el día de la manifestación multitudinaria en Madrid, bajo el lema «La revuelta de la España vaciada», que también tuvo una nutrida representación castellanomanchega.

Porque en Castilla-La Mancha también se ha recogido el guante y la despoblación ha entrado de lleno en el debate público. De hecho en Cuenca, siguiendo la estela de Teruel, se ha hecho el «Manifiesto por Cuenca», que reclama inversiones para paliar la despoblación. Un manifiesto al que se adhirieron todos los grupos políticos en la diputación provincial.

La Junta también está impulsando medidas para hacer frente a la despoblación. Quieren conseguir un pacto contra la despoblación y tener una ley operativa en 2021 que ayude a frenar el despoblamiento de los pueblos de Castilla-La Mancha, donde 600 de sus 919 municipios están en riesgo de despoblación.

En este sentido, se quiere acometer una inversión de 120 millones para que la fibra óptica llegue a todos los municipios hasta 2025, puesto que tener los mismos servicios y las mismas telecomunicaciones que en las ciudades son vitales para que aparezcan nuevas oportunidades en el entorno rural.

El PIB más bajo de Europa

Varios datos reflejan cómo Castilla-La Mancha es uno de los lugares más acosados por la despoblación. En 69 municipios de la región no vive ningún menor de 20 años. Otra noticia que causaba bastante impacto en 2019 era el mapa que mostraba cómo la provincia de Cuenca se había despoblado en 70 años.

Porque la mayor parte de las provincias de Cuenca y de Guadalajara, aunque no son las únicas zonas de CLM que sufren este problema, se encuentran dentro de la conocida como la «Laponia Española». Una zona, la Serranía Celtibérica, que abarca municipios de diez provincias y cinco comunidades autónomas donde su PIB per cápita es menor que el de cualquier país de la Unión Europea, puesto que en esta zona son 7.615 euros por los 7.800 de Bulgaria, el más bajo de la UE.