En Guadamur (Toledo)

El yacimiento de Guarrazar, premio Hispania Nostra por su gran conservación

Los trabajos arqueológicos desarrollados por José Amador de los Ríos, en abril de 1859, desvelaron que el tesoro se escondía en el extremo de una necrópolis cristiana de la que se conservaban varias filas de tumbas y restos de una capilla funeraria

Imagen del yacimiento de Guarrazar, en Guadamur (Toledo). Foto - Rebeca Arango

El yacimiento arqueológico de Guarrazar, ubicado en Guadamur (Toledo), ha sido reconocido con el primer premio de los ‘Premios Hispania Nostra a las buenas prácticas en la conservación del Patrimonio Cultural y Natural’ de 2020, en la categoría del patrimonio como factor económico y social.

El yacimiento arqueológico de Guarrazar ha sido reconocido con el primer premio de dicha categoría, ‘ex aequo’ con el Museo Cal de Morón de la Frontera (Sevilla), por el jurado que ha fallado estos galardones que conceden anualmente la asociación de defensa del patrimonio Hispania Nostra y la Fundación Banco Santander.

El jurado se ha reunió el jueves

A su vez, el proyecto ‘Catalogación e informatización del Archivo Histórico y musical de la catedral de Burgos’ ha sido reconocido con un accésit en la categoría del patrimonio como factor económico y social, por el jurado que se reunió este jueves para fallar estos premios, ha informado este viernes en una nota de prensa la asociación Hispania Nostra.

Asimismo, ha indicado que en la otra categoría de estos galardones, la destinada a reconocer la intervención de acondicionamiento, mejora y restauración paisajística, el jurado ha concedido el premio de 2020 al Parque de las Aguas de Cornellá de Llobregat (Barcelona).

Y ha concedido dos accésit en esta categoría a la necrópolis de Las Ruedas de Pintia, un espacio rehabilitado para la memoria y a las bodegas subterráneas y lagares tradicionales de Moradillo de Roa (Burgos).

El hallazgo fortuito de un tesoro visigodo…

Hispania Nostra ha recordado que el yacimiento arqueológico de Guarrazar se encuentra en el paraje de este nombre, que se hizo conocido a partir de enero de 1859 cuando se hizo público el hallazgo fortuito de un tesoro visigodo de gran relevancia.

Los trabajos arqueológicos desarrollados por José Amador de los Ríos, en abril de 1859 desvelaron que el tesoro se escondía en el extremo de una necrópolis cristiana de la que se conservaban varias filas de tumbas y restos de una capilla funeraria.

En la capilla había una sepultura cuyo epitafio en latín desvelaba que en el año 693 allí había sido enterrado un presbítero.

Se consideraba un yacimiento de escasa importancia hasta que…

Pero a pesar del valor del tesoro, Guarrazar se consideraba un yacimiento de escasa importancia, hasta que los descubrimientos realizados en los últimos años están desvelando que el tesoro no provendría de una o varias iglesias relevantes de Toletum, sino que habría formado parte de la basílica que regía el santuario que hubo en este lugar, al menos desde el siglo VI hasta la invasión árabe en el año 712, ha apuntado Hispania Nostra,

Las grandes basas de mármol y sillares de granito que aparecen en los cimientos se consideran evidencias suficientes de la existencia de un rico edificio que ocupaba más de 450 metros cuadrados.

La intervención promovida a través del proyecto Guarrazar: Arqueología y nuevos recursos consiste en un proyecto de investigación en uno de los yacimientos arqueológicos emblemáticos de la época visigoda; en la actuación de recuperación y adecuación del espacio en el que se halla el yacimiento y en la difusión social del hallazgo. Engloba investigaciones arqueológicas y labores de protección el espacio arqueológico y medioambiental, junto a intervenciones que favorezcan la accesibilidad.

Un importante impacto social

Se ha logrado un importante impacto social por la repercusión económica en la zona, por la transmisión de conocimientos y por la sensibilización hacia el patrimonio.

Además, se han seguido criterios de sostenibilidad tanto económica, buscando el mínimo gasto, como medioambiental, destacando el escaso consumo energético y el bajo impacto en el medio. La gestión de este “yacimiento arqueológico visitable” es de carácter público-privado, ya que cuenta con el patrocinio de Ayuntamiento de Guadamur y la promoción de la empresa privada Actividades Arqueológicas S. L.

Según Hispania Nostra, el jurado ha querido reconocer la aportación del yacimiento a la sociedad, «no como una simple propuesta lúdico-cultural, sino como una actividad didáctica y pedagógica enfocada a la transmisión de conocimientos histórico-arqueológico-medioambientales».

Además ha valorado «la labor realizada en torno a un yacimiento con una importancia clave en nuestra historia como es Guarrazar», así como «una iniciativa que aúna investigación, protección, y difusión, además de incluir aspectos sostenibles y sociales» y que se han creado nuevos recursos generadores de riqueza.