Anuncio de CC.OO.

Renfe volverá a vender billetes de tren en todas las estaciones de CLM

Afectó, desde el pasado 1 de enero, a las estaciones de Talavera, Torrijos, Illescas y Oropesa, en la provincia de Toledo; Almansa, La Roda, Hellín y Villarrobledo en la de Albacete; Almagro, Socuéllamos y Almadén-Almadenejos, en la provincia de Ciudad Real; y en Cuenca, Tarancón, Huete y Carboneras de Guadazaón, en la provincia de Cuenca

Estación de tren de Talavera, una de las que desde el 1 de enero dejó de vender billetes de tren de forma presencial.

Adif y Renfe han decidido restablecer la venta presencial de billetes en las estaciones de tren de Castilla-La Mancha donde desde el pasado 1 de enero dejaron de prestar este servicio, tal y como ha comunicado CC.OO.

Estaciones que son las siguientes:

Talavera, Torrijos, Illescas y Oropesa, en la provincia de Toledo; Almansa, La Roda, Hellín y Villarrobledo en la de Albacete; Almagro, Socuéllamos y Almadén-Almadenejos, en la provincia de Ciudad Real; y en Cuenca, Tarancón, Huete y Carboneras de Guadazaón, en la provincia de Cuenca.

El tren y «una rectificación en toda regla» de Adif y Renfe

Venta presencial que ya se ha recuperado en las provincias de Albacete y Cuenca, además de en Socuéllamos (Ciudad Real), mientras que en el resto se restablecerá durante esta misma semana, «aunque es posible que en algunos casos concretos se retrase hasta los primeros días de la semana próxima por dificultades técnicas», tal y como ha recalcado Fernando García Mora, coordinador del Sector Ferroviario de CC.OO.-FSC CLM.

García Mora entiende que es «una rectificación en toda regla de Adif y Renfe, tal y como venía exigiendo CC.OO. desde que conocimos, y denunciamos, la intención de dejar de prestar este servicio en más de 350 estaciones ferroviarias españolas, sobre todo en la llamada España vaciada».

Y recalca que la rectificación obedece, «al parecer, a una orden del Ministerio en cumplimiento del acuerdo de investidura del PSOE y Teruel Existe, que comprometía al nuevo Gobierno a aplazar al menos durante seis meses el cierre de la venta presencial de billetes en 142 estaciones de ferrocarril de la España vaciada. Esperamos que en ese plazo de seis meses el Gobierno y todos los interlocutores y agentes implicados lleguen a la conclusión de que el ferrocarril debe ser considerado un servicio público encargado de garantizar la movilidad de todas las personas».