En la ciudad de Toledo

Cabestreros y la zona del Valle cortados al tráfico por desprendimientos se reabrirán el viernes 6

La senda ecológica, a la altura del paseo de Cabestreros, se tuvo que cortar la Nochebuena de 2019 por el desprendimiento que hubo; y la Ronda del Valle, a la altura del Puente de Alcántara, el pasado 8 de febrero, también por el mismo motivo. Tras las obras acometidas, a final de semana las dos zonas se abrirán tanto al público como al tráfico

Mallas protectoras en la Ronda del Valle, en Toledo, después de los desprendimientos del 8 de febrero. El viernes 6 se reabre al tráfico, junto con el Paseo de Cabestreros. Foto - Rebeca Arango

La zona de la Ronda del Valle, en Toledo, que permanece cerrada al tráfico desde el pasado 8 de febrero por los desprendimientos de grandes rocas que sucedieron esa madrugada; y la parte de la senda ecológica, por el paseo de Cabestreros, que también fue cerrada el 23 de diciembre de 2019 por el mismo motivo, se abrirán tanto al paso de personas como al tráfico rodado el viernes 6, tal y como ha podido conocer encastillalamancha.es.

Los taludes de la zona del Valle, cubiertos con mallas, una pantalla dinámica…

Las intervenciones del Ayuntamiento de Toledo en los taludes de la margen izquierda de la zona del Valle, entre el antiguo Puente de Alcántara y el nuevo, durante 2020, han sido las siguientes: colocación de mallas de protección, una pantalla dinámica, limpieza y desbroce de taludes y reparación de cunetas y revestimiento.

redes_protectora_
Mallas en la Ronda del Valle toledana, junto al Puente de Alcántara.

 

En total, la inversión ha sido de 70.000 euros.

Las rocas se cayeron en el tramo que transcurre desde el castillo de San Servando hasta el nuevo Puente de Alcántara.

Actuación de urgencia en el Paseo de Cabestreros

Respecto al paseo de Cabestreros, el desprendimiento fue la madrugada del 23 de diciembre y se tuvo que cerrar la senda ecológica y prohibir el tránsito de personas por la inestabilidad del talud.

A partir de ese momento, además de las voladuras controladas de las grandes piedras (vea las fotos), se ha procedido a la colocación de mallas de triple torsión, de redes de anillo y de cables de reparto cosido, bulones de anclaje de longitud suficiente para garantizar la estabilidad y la retirada de las masas de roca que presentaban mayor riesgo.

Desde el Ayuntamiento de Toledo entendían que la senda debía abrirse cuanto antes porque es muy utilizada por los toledanos, por lo que se declaró la actuación de emergencia para trabajar cuanto antes y evitar riesgos.

El presupuesto de la reparación ha ascendido a 154.900 euros.