martes, 28 de mayo de 2024
31/12/2014junio 8th, 2017

Lo más destacado del Albacete Balompié en el año 2014 fue que volvió por sus fueros… de equipo de Segunda División, logrando el tan ansiado ascenso allá por el mes de junio, lógico para un club con un pasado no muy lejano tan glorioso y una afición tan numerosa y fiel.­­
Para ver el Anuario completo de encastillalamancha.es pinche aquí.

Qué merito tuvo lo del Alba. Traspasado como estaba durante la temporada por problemas institucionales muy hondos (léase económicos) el equipo, de la batuta de Luis César Sampedro, se abstrajo de los mismos y fue capaz de ascender a Segunda A después de tres años de purgatorio en Segunda B.


O es que fue capaz de motivarse especialmente ante la crisis institucional para darlo todo en el plano deportivo, como demostró en el campo.

Lo cierto fue que el Albacete Balompié, dando lo mejor de sí mismo, firmó un ejercicio espléndido, siendo el mejor de su grupo, ganándose el ascenso en la eliminatoria contra el Sestao y, por si esto no fuera poco, proclamándose campeón de toda la Segunda División B al derrotar al histórico Rácing de Santander en una eliminatoria que no tenía mucho sentido.

A CARA DE PERRO

Los de Luis César Sampedro se jugaban el ascenso a cara de perro frente al Sestao River (campeones de grupo), con el que empató a tres en el duelo de ida en tierras vascas. En el Carlos Belmonte, en el choque de vuelta, el Alba empató a dos en un duelo titánico: el doble valor de los tantos en campo contrario le valió el ascenso.

Y llegó una eliminatoria que la Federación se sacó de la manga no se sabe muy bien para qué. Bueno, servía para dilucidar algo tan «básico» como determinar el campeón de toda la Segunda B, acabada la temporada, con los equipos, unos y otros, cansados y relajados. Eso se notó en el duelo entre el Alba y el Rácing.

En la ida los de Julio César Sampedro arrancaron un empate a uno en el Sardinero. Ya en la vuelta, los cántabros se tomaron mucho más en serio la eliminatoria, de ahí que se adelantasen por 0-2. Pero hete ahí que los manchegos renacieron de sus cenizas para remontar: 3-2 y título de campeón de 2ªB. Y, lo que fue mejor, el ascenso a Segunda A tras tres años de padecimiento en la categoría de bronce del fútbol español. Llegaba, una vez más, el momento de ilusionarse con la posibilidad, por qué no, de retornar de nuevo a Primera, con los más grandes.

Y objetivo cumplido para un club que se merece estar en la categoría de plata por masa social. Sin olvidar a la familia de Andrés Iniesta, fundamental en el presente y futuro del Alba.

(Visited 16 times, 1 visits today)