fbpx
domingo, 25 de julio de 2021
El míster Lidio Jiménez junto con sus jugadores tras lograr la victoria. Ciudad Encantada
El míster Lidio Jiménez junto con sus jugadores tras lograr la victoria.
Sellan la quinta plaza, la última con acceso a Europa - 19 mayo 2018

Cuenca está de fiesta. La temporada que viene, y por primera vez en la historia, un club de la ciudad disputará competición europea. El Liberbank Ciudad Encantada consiguió el sueño por el que lleva peleando varios años y que por fin  llegó en el encuentro ante el Bada Huesca, en el que se impusieron por 32-24, gracias a un ejemplo de entrega y de dominio del partido desde el pitido de inicio hasta el del final.

Desde el minuto uno el Ciudad Encantada salió a por su plaza en competición europea. El ambiente acompañaba. En el Sargal no cabía un alma y, capitaneados por la Peña Furia Conquense, los locales comenzaron a apretar y se fueron en el marcador en los primeros compases.

El nivel de excitación subió, sobre todo, cuando Dutra encadenó 3 tantos seguidos para poner el 10 a 4 en el marcador en tan solo 10 minutos de partido. Los locales se sentían cómodos y dominadores y no era para menos, cada vez que atacaban el pabellón conquense era una fiesta y cuando defendían era una auténtica olla a presión.

Pero es que en el campo, los de Lidio Jiménez respondían con intensidad en defensa y  acierto en ataque. Esta era la fórmula con la que iban manteniendo las distancias de entre cuatro y cinco goles hasta llegar al tiempo de descanso con un buen colchón de cinco tantos, 16-11.

La segunda mitad comenzó con muchos goles en muy poco tiempo. En tan solo dos minutos el Bada había logrado 3 tantos que, con los 2 que sumaba del Ciudad Encantada dejaba un más 4 en el marcador. Y en la segunda parte, como es habitual en Cuenca, con el meta visitante en la portería cercana a la Furia Conquense comenzó a ser el objeto de los cánticos. ¡Qué lo vengan a ver, qué lo vengan a ver, eso no es un portero, es una… de cabaret”.

En los siguientes minutos, los conquenses trataban de conservar su ventaja, apoyándose en su laterales, Dutra y Vainstein, que seguían engordando su casillero particular.

A los pocos minutos, el público coreaba el nombre de Maciel tras varias paradas consecutivas, el papel del portero local se estaba tornando fundamental para aumentar la ventaja a más 7. Entonces Dutra se comenzó a gustar. Primero batió la meta de Bada con un jugada personal en la que tras la finta y saltando por encima de la defensa marcaba abajo al segundo palo, para más tarde, y combinando con Dolnan, volvió a encontrar puerta desde los 6 metros con una parábola liftada.

Los conquenses dominaban, pero no se conformaban. El público pedía insistentemente el pasivo en cuanto se demoraba un poco el ataque aragonés. Así, cuando restaban 10 minutos para tocar las mieles de Europa, se ponían nueve por encima en el marcador tras un gol a la contra de Ponciano. En un nuevo tanto al contragolpe de Nolasco, El Sargal comenzaba a corear lo que todos los asistentes asimilaban: “¡A Europa, oe, oe, oe!”.

El el minuto 25 de la segunda parte llegó el momento emotivo. Rafa López se despedía de la que ha sido su afición durante los 15 últimos años. Además, Perovic, y Cayigueral también jugaban su último partido con los conquenses. A partir de ahí la fiesta ya era total. Todos sabían que la gesta ya estaba en Cuenca. Su equipo de balonmano se iba a clasificar para la Copa EHF por primera vez en su historia.

Al final, el marcador se quedó en más 8, 32-24, en un auténtico ejemplo de entrega cuando toda la temporada se juega a una sola carta, como pasó el año pasado, pero que este año ha sido totalmente diferente, el Liberbank Ciudad Encantada es equipo europeo y Cuenca hoy vivirá una larga noche de celebración.

(Visited 8 times, 1 visits today)