fbpx
jueves, 6 de octubre de 2022
La Asociación Cultural Esgrima Antigua de Toledo, en plena acción
La Asociación Cultural Esgrima Antigua de Toledo, en plena acción
Toda una herencia cultural - 24 marzo 2018 - Toledo

Dos días a la semana el pabellón del IES Carlos III de Toledo cerca de una cuarentena de toledanos de la capital y la provincia se adiestran en un viejo arte marcial. Ataviados en parte a una manera antigua, combaten pesados espadones en ristre. Sus movimientos son pausados, laterales, rítmicos, reflexivos. La actividad rezuma épocas pasadas.

La Esgrima Antigua: toda una historia detrás

No en balde pertenecen a la Asociación Cultural de Esgrima Antigua de Toledo.


[ze_summary text=»Respetan los tratados de la Verdadera Destreza, unas técnicas de esgrima de procedencia española»]Respetan los tratados de la Verdadera Destreza, unas técnicas de esgrima de procedencia española[/ze_summary] 

Hablan los instructores Rubén Calderón y Fernando García (hay un tercero, José Rumín). García fue el que creó la asociación allá por 2008 junto con Pablo González Collado. Empezaron siendo cuatro y ahora rozan la cuarentena. Explican que la Esgrima Antigua, a diferencia de la esgrima deportiva, estudia el uso de la espada como un arte marcial, rescatándola de los tratados de la «Verdadera Destreza«, escritos desde el siglo XV, que contenían unas técnicas de esgrima de procedencia española.

Y es que las artes marciales europeas desaparecieron en el siglo XIX, pasando la esgrima a ser deporte. La «Verdadera Destreza», todo un corpus téorico de esgrima, fue creado por el maestro sevillano Jerónimo de Carranza en el siglo XVI. Más tarde fue Luis Pacheco de Narváez quien publicó los primeros tratados hasta estructurar completamente la «Verdadera Destreza». Nombró todos los movimientos hasta crear un lenguaje propio.

[ze_summary text=»La gente luchaba con espadas hace miles de años «]La gente luchaba con espadas hace miles de años [/ze_summary] 

Con todo, Rubén y Fernando explican que la esgrima existe mucho antes que la «Verdadera Destreza». «La gente luchaba con espadas desde hace miles de años; fue el Renacimiento el que elevó a ciencia la esgrima que se practicaba. La Verdadera Destreza acotaba todas las acciones que se daban entre los combatientes (líneas, rectas, curvas, angulaciones…).

Las dos terceras parte de los tratados eran teóricos, enseñaban los conceptos, ya que la gente no sabía leer ni escribir; solo en la tercera parte restante se entraba en el asunto, prosiguen.

[ze_summary text=»Los maestros enseñaban cuatro movimientos por cuatro monedas, sacados de la esgrima italiana»]Los maestros enseñaban cuatro movimientos por cuatro monedas, sacados de la esgrima italiana[/ze_summary] 

Fernando García explica que hace no muchos siglos «Europa era muy beligerante, la gente iba armada por la calle, quería aprender esgrima; entonces los maestros enseñaban por cuatro monedas cuatro movimientos con la espada o esgrima vulgar, sacados de la esgrima italiana, que tenía redactados algunos tratados». Precisamente la «Verdadera Destreza» enseñaba cómo enfrentarse a la esgrima vulgar.

«Cualquier bajo hidalgo iba armado»

La espada era el símbolo de la nobleza, de la clase guerrera, pero ya en el siglo XVII cualquier hidalgo de baja estirpe iba armado. La espada era tan importante para la supervivencia que la expresión «estoy sin blanca«, contra lo que se cree, no alude al vil metal, sino al arma blanca: «No tengo una espada, luego no tengo nada», se pensaba entonces.

La espada principal de la Esgrima Antigua era la ropera, desaparecida con la llegada de los Borbones y la moda francesa, sustituida por el espadín, que se extendió por la Península. Precisamente la esgrima de espadín era la que se usaba en las salas de esgrima clásica (que sirvió de puente entre la Esgrima Antigua y la deportiva).

[ze_summary text=»La esgrima deportiva surgió a finales del siglo XIX»]La esgrima deportiva surgió a finales del siglo XIX[/ze_summary] 

Fue la aparición de las armas de fuego la que llevó a la aparición del reglamento deportivo en la esgrima, para que no desapareciese: la actividad fue llevada a las salas. Esto ocurrió a finales del siglo XIX. Había surgido la esgrima deportiva.

Estos esgrimistas toledanos no compiten, se citan en encuentros en los que imparten clases, y hacen exhibiciones y asaltos libres. Algunos de los elementos que llevan, además de las espadas, son la chaquetilla, el coleto (para proteger el pecho), la careta, la codera, el pantalón bombacho y los guantes (la protección de las manos es básica). El calzado es moderno, deportivo. Las armas no tienen punta ni filos, son simuladores de espadas semejantes a las de los museos. La asociación tiene a un artesano espadero en sus filas, pero esta no es la única fuente de la que proceden sus espadas. Hoy en día, con Internet, y siendo del mundillo, no se tienen problemas.

«Hacemos un rescate cultural»

La Esgrima Antigua, inciden Rubén y Fernando, es una ciencia y un arte. Combaten como si les fuera la vida en ello, respetando, siguiendo fielmente los viejos tratados, conociendo bien por qué se hace algo bien y también por qué se hace algo mal. Habla Rubén Calderón: «Hacemos un auténtico rescate cultural, porque todo esto se pierde».

En la novela del cartagenero Arturo Pérez Reverte, «El maestro de esgrima», se habla del santo grial de la esgrima: «La estocada perfecta«. ¿La hay?, es preguntado Rubén Calderón: «Perseguían los tres ‘medios univesales’: el atajo, el ángulo recto y el movimiento de conclusión. Este último era como el clímax del método, por el que se anulaba al adversario a través del desarme».

Pero, prosigue Rubén Calderón, «en realidad las posibilidades de respuesta del otro son infinitas, es como si metieras en un programa a dos autómatas que se estarían enfrentando siempre, es como perseguir el movimiento continuo y la piedra filosofal, pierdes el tiempo porque no existe», concluye.

(Visited 260 times, 1 visits today)