Deportes

El Quabit se mete en problemas (25-31)

La victoria del Villa de Aranda en Guadalajara por 25-31 pone en aprietos al Quabit en su objetivo de lograr la permanencia en la Liga Asobal.

Diego Camino sostuvo a los arandeses en la primera mitad, en la que los pupilos de Garralda fueron mejores. En la segunda media hora, el ataque local se atascó, merced a una gran defensa amarilla y a una portería infranqueable.

La primera parte fue todo un espectáculo. Los ataques superaron a las defensas y el tanteador no cesó de correr. El Quabit corrió y desplegó innumerables fórmulas ofensivas para tratar de despegar a su oponente.

Pero no fue posible. Primero Sladic y después un imparable Diego Camino sujetaron al Villa de Aranda, por momentos desbordado ante el huracán alcarreño, donde De la Salud dirigió y lanzó con maestría y Nenadic fue fulminante desde los nueve metros.

Con 10-7, los locales tomaron su máxima renta y obligaron a Magi Serra a solicitar tiempo muerto. El ataque arandés era lento, y los defensores del Quabit se anticipaban a sus acciones de ataque.

Pero una vez más, Camino metió a los suyos en el partido. Contribuyó a ello que los locales, obcecados en el uno contra uno, se atascaron frente a una defensa muy compacta.

El choque de titanes se trasladó a la grada. Una jugada que supuso la exclusión de Fontenla y Tito encendió definitivamente a dos aficiones muy ruidosas. Se llegó al descanso con un prometedor 17-16.

Al fin consiguió el Villa de Aranda poner las tablas (19-19) y ponerse por delante en el luminoso. Los nervios se instalaron en los locales, y comenzaron las pérdidas de balón y los errores en el lanzamineto. Tocaba remontar, y sólo De la Salud daba la talla. La defensa amarilla y anaranjada era una muralla, y Xavi Díaz inició su recital.

Garralda decidió sellar a Parra con Diego Camino y logró sujetar la hemorragia. De la Salud lograba empatar a 23 y daba comienzo un nuevo partido.

Pero la segunda exclusión de Nenadic favoreció el despegue arandino. Dos tantos más de Camino lanzaron a la escuadra que dirige Magi Serra hacia la victoria. Y la puntilla llegó cuando Víctor Tremps vio la roja por una acción defensiva con Hugo Garza.

Gañarul ponía el 23-28 a falta del último parcial, mientras el ataque alcarreño continuaba colapsado. Al final, la derrota fue abultada y desproporcionada, según lo visto en la primera parte pero, como se suele decir, el resultado que vale es el del final (25-31).