Cayó contra la RB Linense

1-0: El Villarrobledo, a lo suyo, a hacer méritos para no perder, pero... nueva derrota

Los de Jesús Castellanos aguantaron con solvencia en la primera parte sin pasar apuros aunque sin crear ocasiones, y tras el descanso, cuando al final se fueron más decididamente a por la victoria, llegó el tanto local a solo tres minutos del final

Koroma, autor del gol de la victoria de la RB Linense contra el Villarrobledo Foto - RB Linense

Linense, 1- Villarrobledo, 0. Se repitió la historia: los de Jesús Castellanos hicieron méritos para puntuar al menos, pero terminaron perdiendo, y además en el último suspiro.

El partido, sobre todo en la primera parte, fue plomizo y poseedor de muy poca historia. No hubo apenas ocasiones ni acercamientos con peligro de los dos equipos a las porterías contrarias.

Eso sí, el Villarrobledo tocaba y tocaba en la primera parte pero sin mordiente. Le faltaba creérselo. Aunque había buenas noticias para los visitantes: no pasaban apuros, mantenían su portería a cero, estaban puntuando a domicilio.

Con todo, Salcedo salvaba en el minuto 21 una buena ocasión local, en las botas de Pito Camacho.

Con 0-0 se llegó al descanso. En el minuto 56, Dopi puso a prueba a Salcedo, que despejó a córner, unos minutos antes de que de nuevo el portero visitante abortase con el pie una oportunidad de Jordi Sánchez.

Cuando se entraba en la última parte del choque, la decisiva, la Balompédica Linense daba un paso adelante mientras que el Villarrobledo daba uno hacia atrás. Jesús Castellanos, míster de los rojillos, mostraba sus aspiraciones en el tramo final sacando un central y quitando un delantero. Al Villarrobledo le venía bien el punto. Peligroso.

Y cómo es el fútbol de paradójico: justo en ese momento el Villarrobledo desperdiciaba su mejor ocasión de gol cuando el uruguayo Agus Alonso (minuto 78), aprovechándose de una grave indecisión de la zaga linense, disparaba al lateral de la red. Se mantenía el 0-0.

Esa acción espoleó a los rojillos, ya que llegaría una nueva ocasión visitante, la de Juanma Montero. Castellanos se animó e hizo un cambio ofensivo a seis minutos del final.

Pero la historia del Villarrobledo en su estreno en la 2ªB sigue siendo más que melancólica, está marcada por una triste fatalidad. De nuevo cuando parecía que iba a rascar bola (como en tantos partidos anteriores) en forma de un punto, el africano Koroma, que acababa de saltar al campo, aprovechó que su equipo estaba con uno más ya que Perona estaba siendo atendido, para, a pase de Sergio Rodríguez por la izquierda, mandar de tiro raso a la red, ajusticiando a Salcedo, que esta vez no pudo salvar a su equipo.

El Villarrobledo nunca está mal, firma partidos igualados en los que siempre pierde. Su historia en esta liga. Que aún tiene tiempo de cambiar.