fbpx
miércoles, 5 de octubre de 2022
Ha convocado una movilización el 6 de abril 27/03/2017junio 6th, 2017

La organización agraria Asaja de Castilla-La Mancha ha asegurado hoy que esta comunidad autónoma aplica la política conservacionista «más lesiva» para los agricultores españoles y la ha comparado con las políticas de las comunidades limítrofes de Andalucía, Castilla y León y Extremadura.

En un comunicado, Asaja ha denunciado el trato que se da a la agricultura y ganadería en las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) comparado con las políticas de territorios limítrofes y ha explicado que este será uno de los motivos de la movilización convocada el 6 de abril en las cinco capitales de la región bajo el lema «Sin campo no hay vida».


Según Asaja, en Andalucía, Castilla y León y Extremadura se establece como objetivo principal propiciar el desarrollo económico de las poblaciones y en otras comunidades autónomas, además de los aspectos de conservación y protección de fauna y flora, se incluyen los socioeconómicos ligados a las actividades agrarias que se desarrollan en las distintas zonas.

En Castilla-La Mancha, no obstante, los planes de gestión de las zonas ZEPA son para todas las áreas protegidas, sin considerar las «particularidades concretas» de cada parcela, según la organización agraria que ha reclamado una zonificación «justificada y delimitada, no generalista y arbitraria como la actual».

Ha citado como ejemplo el caso de Andalucía, donde las zonas sensibles para la conservación de las aves esteparias abarcan las áreas de exhibición, apareamiento, nidificación y cría, y son estas zonas las que se tienen en cuenta a la hora de evaluar la incidencia ambiental de las diferentes actividades agrarias pero no se limita a los agricultores sin una justificación previa.

En total, de los planes de gestión estudiados por Asaja «no hay ninguno en toda la Unión Europea tan lesivo para el agricultor como las propuestas de Castilla-La Mancha».

Ha recordado la organización agraria que la directiva marco de la Unión Europea relativa a la conservación de las aves silvestres dice que hay que conservar las aves, pero nunca limitar la agricultura, además de recoger la necesidad de compensar en el caso de que haya restricciones a actividades socioeconómicas.

Sin embargo, en Castilla-La Mancha sólo se contemplan pagos compensatorios para 24.000 hectáreas agrícolas de las cerca de 300.000 incluidas en zonas ZEPA.

En este sentido, Asaja ha valorado positivamente el anuncio de la Consejería de Agricultura de incrementar de 23 a 41 los millones de euros presupuestados para compensar a los agricultores y ha confiado en que este incremento de fondos no provenga de otras líneas de ayudas agrícolas y ganaderas del Programa de Desarrollo Rural ya que en ese caso se perjudicaría a otros productores de la región.

(Visited 10 times, 1 visits today)