fbpx
miércoles, 17 de agosto de 2022
Juan Alfonso Ruiz Molina, consejero de Hacienda y Administraciones Públicas.
Juan Alfonso Ruiz Molina, consejero de Hacienda y Administraciones Públicas.
El consejero de hacienda desgrana los detalles - 30 marzo 2021

Castilla-La Mancha logró en 2020 ingresar más de lo que gastó por primera vez desde que se registra la serie histórica por comunidades autónomas, en 1995, tras logra un superávit del 0,41 por 100, cimentado en el aumento de recursos que tuvo la región y el control del gasto a pesar de que se incrementó un 11 por 100.

Ayer adelantó la noticia la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y hoy ha dado todos los detalles Juan Alfonso Ruiz Molina, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas de Castilla-La Mancha, quien ha asegurado que «a pesar de la situación extraordinaria con la pandemia, no hemos abandonado y desatendido el rigor con el que administramos los recursos públicos».


Además, ha destacado como factor para su consecución la «estabilidad política e institucional» con la que cuenta la región, donde gobierna el PSOE con mayoría absoluta, lo que ha permitido afrontar esta época de restricciones «con rigor y sin dejar a nadie atrás».

Castilla-La Mancha cerró 2020 con un superávit del 0,41 por 100

 

Fondo covid y entregas a cuenta, detrás del aumento de ingresos

La región, a lo largo de 2020, incrementó sus ingresos en un 15 por 100 y el consejero lo ha achacado a tres motivos:

  • Fondo Covid: 743 millones ingresados por el Estado del fondo de 16.000 millones, la CCAA que más recibió comparado a términos de PIB.
  • Entregas a cuenca: el mecanismo de financiación autonómica proporcionó 308 millones adicionales a Castilla-La Mancha.
  •  Reprogramación de fondos europeos en el segundo trimestre.

Esos factores han permitido paliar la caída de ingresos propios y cedidos que recauda la comunidad autónoma, que ha ascendido al 16 por 100. Esto se ha debido a dos motivos, tal y como explicaba Ruiz Molina.

  • Por un lado la evolución de la situación económica, que ha bajado los ingresos en tributos como el de transmisiones patrimoniales o el de actos jurídicos documentados.
  • Medidas de aplazamiento y bonificación del pago de impuestos.

880 millones más de gasto

El aumento de ingresos se ha visto compensado con la subida del gasto, que ha sido de 880 millones más que en 2019, motivo por el que el consejero ha querido felicitar a toda la administración porque ha sido capar de «estar a la altura» y ser ágil para poner en marcha las medidas y que el dinero que recibía la administración pudiese llegar lo más rápido posible a sus destinatarios. Precisamente hoy se ha presentado un anteproyecto de ley para agilizar trámites y que los fondos europeos de recuperación se pongan en funcionamiento lo más rápido posible cuando estén aquí.

En comparativa con el resto de administraciones autonómicas, Castilla-La Mancha incrementó su gasto en un 11,6 por 100, cuando la media nacional está en el 6,6 por 100. 

No se ha escatimado «ni un euro»

«Hemos obtenido más ingresos, pero hemos realizado un mayor gasto. No hemos escatimado un euro en sanidad, en educación, en servicios sociales, en ayudar a nuestras empresas… Esta crisis la íbamos a atajar de una manera muy distinta que en 2008. Aquí la hemos combatido con personal, nos hemos enfrentado con más medios», ha remarcado el consejero,

Aunque todo ello, ha repetido el consejero, se ha realizado sin «abandonar el rigor para administrar las finanzas públicas», puesto que la región ha pasado del déficit del 1,19 por 100 registrado en 2019 al superávit del 0,41 por 100 en 2020.

Así, Ruiz Molina ha querido poner en valor el «esfuerzo para gastar, pero con rigor» y ha recordado que el gasto socionanitario de la región ha estado muy por encima de la media nacional, con el 1,33 por 100 del PIB por el 0,64 nacional.

También ha recordado que la región ha sido una de las que más ayudas directas ha otorgado a sus empresas, que ya ascienden a los 155 millones, aunque del ejercicio 2020 son 80.

Se ha realizado con una mayor contratación pública, con 9.000 profesionales más en sanidad y 3.800 en Educación, además de que se ha ayudado a la liquidez con bonificaciones y aplazamientos de tributos, y pagando a sus proveedores por debajo de los 30 días.

(Visited 68 times, 1 visits today)