Tiene la patente sobre esta tecnología de vuelo

Valdepeñas cede su aeródromo a la empresa que fabricará drones solares no tripulados

Skydweller, empresa dedicada a la fabricación de drones no tripulados y que aspira a realizar el primer avión solar de estas características, ha conseguido la adjudicación de los terrenos municipales en el aeródromo valdepeñero, un paso más en el camino hacia que la localidad sea donde esta empresa desarrolle su actividad

El portavoz de Gobierno local de Valdepeñas, Francisco Delgado.

Un paso más para que se materialice la llegada de Skydweller a Valdepeñas (Ciudad Real). El Ayuntamiento aprobará el próximo lunes en pleno el decreto de adjudicación del contrato de cesión de derecho del aeródromo a la empresa que pretende construir el primer avión no tripulado impulsado con energía solar.

Y es que Skydweller tiene la patente de esta tecnología y ya consiguió que un dron no tripulado consiguiese dar la vuelta al mundo sin descanso.

En rueda de prensa el portavoz de Gobierno local, Francisco Delgado, ha informado de que «la semana pasada se dictó por el alcalde el decreto de adjudicación, que ha sido notificada a la empresa de la adjudicataria y, en los próximos días, se procederá a la firma de escritura pública de cesión a Skydweller de los 150.000 metros cuadrados, que suponen los derechos de superficie que tenía el Ayuntamiento, y que han sido adjudicados a esa empresa para el desarrollo de las actividades de fabricación de aviones convertidos en drones para vigilancia y defensa».

Delgado, sobre la adjudicación

 

Se va de Ciudad Real y llega a Valdepeñas

La empresa dedicada a la fabricación de drones no tripulados anunció a principios de año que abandonaba el aeropuerto de Ciudad Real, después de haber sido la primera empresa que apostaba por la infraestructura.

El alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, deslizó en un desayuno informativo con encastillalamancha.es que los empresarios de ambos organismos no habían terminado bien, por lo que se comenzó a explorar la opción de Valdepeñas para fabricar sus sistemas de vuelo no tripulados y alimentados con energía fotovoltaica.

«Si conseguimos que la primera empresa del mundo que tiene la patente de tecnología más desarrollada, más que Facebook, Google o Amazon, ensamble y fabrique en Valdepeñas el primer avión no tripulado, con eso me podría morir a gusto», dijo en aquel encuentro el alcalde y parece que todo este proceso están más cerca.

Una oportunidad histórica si la empresa en la que hay inversiones de varios países termina ensamblando en la localidad valdepeñera lo que podría suponer una revolución en la aeronáutica.