fbpx
sábado, 13 de julio de 2024
Estands de colectivos de personas con discapacidad en Farcama. Foto: Rebeca Arango.
Estands de colectivos de personas con discapacidad en Farcama. Foto: Rebeca Arango.
Artesanía de Castilla-La Mancha en el marco de Farcama 2023 - 14 octubre 2023 - Toledo

Un camión amarillo sobresale en medio del paseo del Parque de la Vega, abarrotado de otros ‘foodtrucks’ y puestos para comida. Farcama, la Feria de Artesanía de Castilla-La Mancha, ha reservado una parte del parque para disfrutar de la gastronomía. Hay croquetas, hay berenjenas de Almagro, quesos de renombre y todo tipo de dulces. Conceso, Pilar, Francisco Javier y Antonio son cuatro de esos vendedores. Tienen suerte. Están en el camión más grande de toda la feria, coronado por la bandera de la asociación donde conviven, se divierten y aprenden: Down Toledo.

A ninguno de ellos les da reparo el micrófono de Encastillalamancha.es. «Yo soy muy simpático», admite Conceso, que esta mañana soleada está apoyado en su ‘foodtruck’ amarillo donde venden «croquetas, refrescos, patatas fritas» y todo tipo de aperitivos. Atienden a este periódico con la misma alegría con la que despachan las cocacolas, las fantas o las numerosas sonrisas que les devuelven los clientes que pasean por Farcama.


En la feria de artesanía regional, además de los estands de artesanía clásicos, se encuentran repartidos algunos puestos de asociaciones que trabajan con las personas con algún tipo de discapacidad. Down Toledo es solo una de ellas: están Apanas Toledo (Familias de Personas con Discapacidad Intelectual y del Desarrollo), Apace Toledo (Asociación de Ayuda a la Parálisis Cerebrales) o el Centro Ocupacional Valenzana (Illescas).

Las libretas de Apanas, los ‘comerciantes’ de Illescas y los pendientes de Apace

Paco y Yolanda son dos artesanos especialistas en elaborar cuadernos. «Los he cosido con cuero», dice Yolanda, mostrando una de las libretas que más venden en Farcama. A Yolanda le gustan los colores chillones.  A su lado, Paco, otro de los artesanos de Apanas, nos explica minuciosamente cómo, paso a paso, construyen esas pequeñas libretas que simbolizan mucho más que la inclusión. «Siempre nos da un poco de vergüenza», contestan a la pregunta de si les gusta hablar con la gente, tratar con los clientes. Las libretas son solo una anécdota, tienen llaveros, elementos de madera, adornos, posavasos. Yolanda nos muestra, con el amor de quien crea con sus manos los objetos, cómo cose las hojas con hilos de colores chillones. Paco es un experto en la costura, lleva 40 años haciéndolo. «Yo quería mandar un mensaje a mis padres por sus 60 años de casados», dice Yolanda cogiendo el micro. El amor y los agradecimientos no se olvidan, una de las tantas cosas que aprender de estos artesanos de Apanas.

Unos metros más adelante, el puesto de Apace sobresale por la sonrisa que tienen entre oreja y oreja Lidia y Jesús. «Vendemos cosas de madera, de cerámica y de vidrio», dice Jesús. «Para nosotros esto es un trabajo, pero sin ser profesionales, estamos la mayoría del tiempo solos», apunta Lidia. «Hay gente que no puede mover ni una parte de su cuerpo y están pintando cerámica, madera…«, resume la artesana, mostrando el compromiso de las personas con parálisis cerebral por salir adelante. Son expertos en procesos como fresar, encerar la madera, lijar o pintar. «Que no es meter una máquina y ya está, es pintar cada cosa en su sitio», recalca Lidia, que tiene el proceso artesanal en la mente de quien lo hace a diario y con la pasión por encima de todo.

Desde Illescas han venido Cristian, Bea y Raúl, que esta mañana están vendiendo sus productos en el estand del Centro Ocupacional Valenzana. «Esperando que la gente venga y que vean cuanto cuesta cada cosa y a comprar un poco», se sincera Cristian, que tiene alma de vendedor nato. «Cada uno hemos hecho estos cuadernos y todo. Esto es mucho trabajo. Ojalá que nos paguen cuatro billetes de 50», dice entre risas Cristian, que junto a sus compañeros ha elaborado libretas, cajitas de madera, llaveros y un sinfín de pequeños objetos que llenan el estand en el Paseo de la Vega.

La sonrisa de los chicos de Down, la simpatía de Paco y Yolanda, la profesionalidad de Lidia y Jesús o la alegría de los illescanos no sabemos si obtiene billetes de 50 o de 100. Lo que sí está claro es que aportan mucho más de lo que reciben.

 

Acción patrocinada por:

Logo legado artesano

(Visited 2.792 times, 1 visits today)