fbpx
miércoles, 1 de diciembre de 2021
Juan Ramón Amores, alcalde de La Roda
Juan Ramón Amores, alcalde de La Roda Foto - Rebeca Arango
#ENCLMTienesTodo - 18 agosto 2020 - La Roda

«Han sido tres meses diferentes a todo lo conocido…». Así comienza Juan Ramón Amores, alcalde de La Roda, el relato de los tres meses que vivimos bajo estado de alarma por la pandemia de coronavirus. Una situación que como alcalde ha vivido y vive intensamente y como enfermo de ELA, aún más.

«Llevo cinco meses sin dar un abrazo a mi madre, pero prefiero verla con mascarilla a verla en el hospital o que ella me vea a mí. Si yo me cuido, cuido de la gente de mi entorno». Es exactamente así de claro y de duro.


Lo primero, que nadie se quedara sin comer

Como alcalde, Juan Ramón Amores asegura que se ha preocupado especialmente de que nadie se quedara sin comer y de coordinar acciones para ayudar con material de protección en las residencias de ancianos, informar… Se firmaron de inmediato convenios con Cruz Roja y Cáritas, «fuimos de los primeros pueblos en hacerlo».

«Ha sido duro, sin poder moverte. Me preocupaban mucho las dos residencias de ancianos que tenemos. Cada vez que fallecía alguien era como perder un trocito de ti, no poder estar al lado de la gente fue duro», recuerda.

«Nadie está preparado para una experiencia así»

Cree que «nadie está preparado para una experiencia así, que ha dejado cicatrices que no se ven pero van a ir mucho tiempo dentro de nuestro corazón y nuestro alma». Nos creíamos invencibles y no lo somos», apostilla el alcalde de La Roda.

Quizá una de las lecciones más positivas junto con la solidaridad demostrada por muchas personas es que «no creo que nadie piense en recortar en sanidad ni educación ni servicios asistenciales a nuestras personas mayores. Sin ciencia no hay futuro, sin investigación no hay solución».

Han sido muchos los momentos difíciles, pero lo más duro siempre es la muerte. «Hubo unos días que murió mucha gente en las residencias y sentía la impotencia de qué puedo hacer, no sabía a qué puerta llamar, luego iba tocando a todas las puertas para ver qué podíamos hacer… No poder acercarte a las familias, amigos tuyos que ingresaban, como Boni, que estuvo más de 50 días; gente querida del pueblo que falleció y que no pudimos despedir…».

Una «EPI» de unas cortinas de baño y…

«Una persona del pueblo me llamó para decir que tenía una nave casi vacía, una mujer que hizo un mono impermeable con unas cortinas de baño para llevar a las residencias. Le compramos tejido y cada día hacía 10 monos. Y mucha gente que cosía mascarillas en su casa…».

Sin embargo, Amores lamenta que «al principio parecía que todos éramos buena gente y todo eran sentimientos positivos, pero según iba avanzando el confinamiento las redes sociales se convirtieron en una auténtica batalla… Lo dije muchas veces que no me quitaban las ganas de trabajar, pero que a tu alma la hacía mucho daño».

«Tuve miedo de no poder volver a andar»

Recuerda que el equipo de gobierno que él dirige «estábamos 24 horas conectados» y muestra su agradecimiento a los servicios públicos, «que se volcaron»,  como «la Policía Local, los bomberos del Sepei, el personal de Geacam…».

Personalmente, «intentaba hacer un poco de actividad física en casa, un poco de bici, salir al balcón… pero al final no vale, la seguridad se gana moviéndote. Durante prácticamente tres meses dejé de moverme y aparecen los miedos a no poder volver a andar, los primeros días que salí es como se me hubiera olvidado todo…».

Ayudas al comercio y la hostelería

Pasados los peores momentos y a medida que la movilidad se iba incrementando, al Ayuntamiento de La Roda le preocupó tomar medidas que permitieran acelerar el consumo y la actividad de sus comercios y empresas de hostelería. Así nació la campaña #YoComproEnLaRoda, que la gente tenía premio seguro cada vez que compraba. Hemos repartido 20.000 euros de dinero público para incentivar esas compras».

«Reactíva-T» se llamaba la iniciativa por la que con cada compra en comercios locales se obtenía un ticket para consumir en los bares y restaurantes de La Roda.

Tiene claro que no se puede gastar todo ahora, porque los efectos de la pandemia van a seguir a apuesta por «mantener la inversión pública y dar ayudas. La Roda lo va a hacer, vamos a seguir apoyando al tejido empresarial de La Roda, que es muy fuerte y diversificado; eso hace que podamos enfrentar mejor esta crisis».

El testimonio íntegro de Juan Ramón Amores:

«No podemos dejar tirada a la cultura»

Otra de las iniciativas en las que La Roda ha sido adelantada es en la organización de conciertos seguros. Acústicos, sentados, con aforo muy limitado y al aire libre. Marwan e Ismael Serrano, organizados por el Ayutamiento. O La Bien Querida y Carolina Durante, en el Festival de los Sentidos, ya que el de Amaral se suspendió por una tormenta.

«Ese tejido cultural y musical mueve mucho dinero y muchos empleos en España. La Roda ha sido valiente, pero más bien agradecida a un sector, la música, que durante el confinamiento estuvieron muy pendientes de que nadie se sintiera triste. ¿Quién no ha visto conciertos en redes sociales durante el confinamiento? ¿Quién no ha visto a los grandes referentes del cine o el teatro conectarse para animarnos? Ahora no les podemos dejar tirados».

Noticias relacionadas

#ENCLMTienesTodo… Testimonios y propuestas al lado de casa tras la Covid-19

«La vida sigue… Protégete, protégeme», por Juan Ramón Amores

«No puedes abrazar, besar, hablar…», la normalidad de un enfermo de ELA contada por Juan Ramón Amores

El inolvidable discurso de Juan Ramón Amores, una guía contra la adversidad en este Día de CLM

[ze_image id=»388063″ caption=»Juan Ramón Amores, alcalde de La Roda.» type=»break_limited» src=»https://ecmadm.encastillalamancha.es/wp-content/uploads/2020/08/Juan_Ramon_Amores_1.jpg» urlVideo=»» typeVideo=»» ]

 

(Visited 147 times, 1 visits today)