Anuario Enclm 2019 / Sucesos

Así fue 2019… Atraco en el puticlub, muerte en Velada y más de 90 puñaladas

Fueron tres historias que, de una u otra manera, conmocionaron a la sociedad. La primera, el atraco de madrugada en el club Los Ángeles, en Otero (Toledo); la segunda, el asesinato en Velada (Toledo) de un joven durante una transacción económica; y la tercera, en un camino entre Villanueva de la Torre (Guadalajara) y Meco (Madrid), donde una joven fue encontrada muerta tras recibir más de 90 puñaladas

Momento en el que el quinto atracador del club Los Ángeles, situado en Otero (Toledo), es detenido. Entraron de madrugada y agredieron al propietario para llevarse la recaudación. Cuatro fueron arrestados prácticamente al momento, y el quinto meses después.

Era el 7 de marzo y la Guardia Civil detuvo en Santo Domingo-Caudilla al quinto y último integrante del grupo que atracó el club «Los Ángeles», situado en Otero (Toledo). Desde el 25 de febrero, día en el que se produjo el suceso, los agentes habían buscado a este individuo, puesto que los otros cuatro fueron detenidosaquel día después de una persecución campo a través.

 

Por lo que dieron por concluido el operativo montado tras el atraco del club en el que el dueño resultó herido en el pecho con un arma blanca. Además, se apoderaron de 6.350 euros en efectivo.

El quinto detenido, en Santo Domingo Caudilla

Los hechos ocurrieron a las 7:15 horas del citado día, cuando cinco hombres de entre 24 y 44 años entraron armados con escopetas y armas blancas en el establecimiento ubicado junto a la autovía A-5. Hirieron al responsable del local con un machete cuando este trató de impedir el robo y salieron huyendo en un turismo a gran velocidad.

La Guardia Civil detuvo al primero de ellos después de que sufriesen un accidente en un camino cuando huían a toda prisa. Los otros cuatro corrieron campo a través y los agentes lograron dar con tres de ellos, después del gran dispositivo desplegado en el que participaron incluso perros de rastreo y un helicóptero.

El crimen de Velada (Toledo) que conmocionó a toda la comarca

Fue durante la madrugada del 28 de julio, en una explanada de servicio situada en la carretera N-502 (Ávila-Toledo), en el término municipal de Velada (Toledo), muy cerca de Talavera, cuando un joven de Plasencia, de 22 años, quien estaba acompañado por otras dos personas, murió al recibir unos disparos que le pegó otro hombre cuando realizaban una transacción económica.

La operación puesta en marcha por la Guardia Civil fue denominada Cordel y fueron detenidos tanto el supuesto autor material de los disparos como, tres meses después, los dos presuntos cómplices de lo que se considera que es un delito de homicidio doloso, dos delitos de homicidio en grado de tentativa y un delito de robo con violencia e intimidación.

 

El presunto autor material, un hombre de 40 años con numerosos antecedentes delictivos, se intentó ocultar en Alcabón (Toledo) y finalmente fue localizado en Navaluenga (Ávila), donde había alquilado una vivienda utilizando una identidad falsa. Fue detenido el 27 de agosto y puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Talavera, quien ordenó su ingreso en la cárcel.

Poco después los agentes identificaron a las dos personas que supuestamente le acompañaban, dos hombres de 25 y 31 años, siendo detenidos ambos el 13 de noviembre en Talavera como cómplices.

Miriam Vallejo, la joven de Alovera (Guadalajara) que recibió más de 90 puñaladas

El cadáver de Miriam Vallejo, la joven de 25 años natural de Alovera (Guadalajara) que fue asesinada en enero en un camino que une las localidades de Villanueva de la Torre (Guadalajara) y Meco (Madrid), tenía más de 90 puñaladas procedentes de diferentes armas.

El presunto autor fue Sergio S.M., de 29 años, novio de una amiga de Miriam, con la que ambos compartían piso. Fue arrestado en agosto en su domicilio de Azuqueca de Henares (Guadalajara) y enviado a prisión, aunque él sigue negando la autoría.

La coartada que el detenido esgrimió en un principio era que cuando ocurrieron los hechos estaba jugando con una videoconsola y aunque se constató que efectivamente estaba en línea, unidades especiales de la Guardia Civil comprobaron después que, a pesar de ello, no la estaba manejando.

Se le requisó también un machete, aunque no fue el arma homicida, un cuchillo que se halló en el cuerpo de Míriam.