Anuario Enclm 2019 / Sucesos

Así fue 2019… La toledana que murió tras una fuerte explosión en París

Fue un caso de auténtica mala suerte. Laura Sanz, de 38 años, pasaba un fin de semana de placer en la capital francesa y la detonación de una explosión de gas en una panadería situada frente a la habitación de su hotel, donde se alojaba con su marido, le pilló de lleno

Laura Sanz en París horas antes de que falleciera por una explosión de gas. Foto publicada por El País y cedida por su padre.

Una toledana, Laura Sanz, de 38 años, falleció en la explosión por una fuga de gas que se produjo la mañana del 12 de enero en París. Era muy conocida en el barrio de Santa Bárbara porque trabajaba en un supermercado de la zona (La Despensa) y se encontraba en la capital francesa pasando un fin de semana con su marido. Hasta que la fatalidad se cruzó en su camino cuando estaba en el hotel en el que se alojaba.

Los servicios sanitarios la operaron de urgencia para tratar de salvar su vida pero no lo lograron y murió. La explosión se produjo en una panadería en una céntrica calle parisina y afectó al hotel cercano en el que se alojaba este matrimonio toledano. Laura tenía tres hijos y vivía en Burguillos de Toledo.

En la explosión hubo otras dos víctimas, ambos bomberos, y varias decenas de heridos.

Los hechos ocurrieron sobre las 9 horas en el establecimiento que hace esquina de la calle de Treviso con la calle Santa Cecilia, en el distrito 9, una zona turística de París y en un día en el que en la capital.

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, se puso en contacto con el marido de la mujer para mostrarle sus condolencias. Consternación que también mostraron el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; y el ministro de Exteriores de España, Josep Borrell, quienes publicaron sendos tuits mostrando su pesar.

Consternación entre sus vecinos

Los vecinos y clientes del supermercado La Despensa de Santa Bárbara, en Toledo, crearon el lunes siguiente un pequeño altar a las puertas del establecimiento donde depositaron velas y mensajes en su recuerdo. «Allá donde estés, Laura, te queremos y te recordaremos siempre», decía uno de ellos.

Días difíciles para los trabajadores de este súper que perdieron a una compañera que les acompañaba desde hace muchos años y sobre la que los clientes destacaban su amabilidad y su sonrisa siempre en la boca.

Mientras, el Ayuntamiento de Burguillos de Toledo, localidad en la que residía, mostró su «consternación» por su muerte, noticia que cayó como «un jarro de agua fría» en el municipio.

Los otros dos españoles heridos eran un hombre y una mujer.