Sobre derechos humanos

El agresor talaverano de una chica en Barcelona, condenado a un año y medio de prisión y a realizar dos cursos

No entrarán en prisión al ser una pena menor a dos años. El compañero de Huelva que grabó los hechos ha sido condenado a la misma pena

Los acusados por la agresión en Barcelona en la vista oral del juicio que se está desarrollando en la Ciudad Condal. Foto - TSJC

El Juzgado Penal 25 de Barcelona ha condenado al joven que dio una patada a una mujer en la avenida Diagonal de Barcelona y al compañero que lo grabó a penas de un año y medio y un año de prisión respectivamente, que han sido suspendidas por el tribunal bajo la condición de no reincidir y de hacer dos cursos de Derechos Humanos.

Concretamente, Mario García Montealegre, de Talavera de la Reina (Toledo), y Álvaro G.M., de Huelva, deberán acudir a un curso sobre diversidad por razón de género y a otro de prevención de comportamientos violentos, además de que no podrán acercarse a la víctima a menos de un kilómetro de distancia ni comunicarse con ella, tampoco a través del teléfono o redes sociales.

En la vista celebrada este miércoles en el Juzgado Penal, las acusaciones del Ministerio Fiscal, la acusación particular y las dos acusaciones populares ejercidas por Dones Juristes y la Asociación Nacional de Afectados por Internet y Nuevas Tecnologías han llegado a un pacto de conformidad con las defensas.

Los acusados se han declarado culpables durante la vista y han aceptado la condena a penas de prisión, así como a indemnizar a la víctima con 48.000 euros (40.000 euros por daños morales y 8.000 por las lesiones), un dinero que ya consignaron en el juzgado, donde ingresaron 60.000 euros en julio de 2017.

talaverano_pateo_mujer_barcelona

 

Los jóvenes han sido condenados por dos delitos contra la integridad moral y otro de lesiones, con un agravante de alevosía y discriminación por sexo, y además la juez ha acordado la retirada del vídeo de Internet y las redes sociales.

Los hechos se remontan a la madrugada del 22 de febrero de 2015, en la avenida Diagonal de Barcelona, cuando el acusado golpeó a la víctima, G.N.S., por la espalda, haciéndole caer al suelo y provocándole un esguince, dos hematomas en la rodilla y la muñeca izquierdas, y dolor cervical, que le mantuvo 75 días de baja.

Una agresión que los dos amigos además grabaron en vídeo y lo compartieron en un grupo de Whatsapp y después llegó a las redes sociales y Youtube, provocando la indignación de la sociedad.