martes, 18 de enero de 2022
Canal del trasvase Tajo-Segura.
El trasvase Tajo-Segura continúa siendo motivo de disputa, más aún con el cambio climático
La cabecera del Tajo está por debajo del 25 por 100 - 26 noviembre 2020

El Ministerio para la Transición Ecológica ha aprobado un trasvase de 13 hectómetros del Tajo al Segura, correspondiente al mes de noviembre, de los cuales 7,5 serán destinados a abastecimiento humano y 5,5 a regadío. Una decisión que queda suspendida hasta que finalicen las obras en el embalse de la Bujeda, momento en el que se transferirá el trasvase, junto con el aprobado en octubre.

De este modo, el departamento que dirige Teresa Ribera desoye la petición de la Comisión Central de Explotación, que había solicitado la transferencia de 20 hectómetros cúbicos del Tajo al Segura, teniendo en cuenta que Entrepeñas y Buendía se encontraban en nivel 3, situación excepcional. Este mes ocurre exactamente lo mismo que en octubre, cuando la Comisión propuso un trasvase de 20 hectómetros, pero solo fueron aprobados 13.


El Ministerio recuerda en un comunicado de prensa que en la cuenca del segura hay 82,1 hectómetros cúbicos disponibles para abastecimientos y regadíos, superior a la media histórica, lo que ha motivado que el Ministerio apruebe un trasvase menor al máximo permitido, puesto que en el nivel 3 no ocurre como en el 2 y en el 1, cuando el trasvase es automático. En este caso el Ministerio tiene la posibilidad de aprobar uno menor al máximo de 20 hectómetros.

Hasta que el sistema vuelva a estar operativo

Las obras en el embalse de La Bujeda, en la provincia de Guadalajara, a pocos kilómetros del comienzo del trasvase, están imposibilitando el envío de trasvases desde septiembre, por lo que este trasvase de noviembre «queda suspendido hasta que el sistema vuelva a estar operativo», indica el Ministerio de Transición Ecológica en el comunicado.

Desde mediados de dicho mes, una vez completado el desembalse de La Bujeda, se vienen realizando una serie de trabajos en el embalse tendentes a la reparación de las fugas de agua localizadas, primero en el entorno de la toma de Bolarque y, posteriormente, en la impulsión de la central de la Bujeda. Paralelamente, se han venido planificando y realizando trabajos de investigación para tratar de localizar la existencia de otras fugas no detectadas en superficie y definir con mayor detalle las obras de subsanación a realizar. Las actuaciones se vienen desarrollando conforme al programa previsto, estimándose que puedan finalizar los últimos días de enero de 2021, si bien esta fecha queda supeditada a la climatología de las próximas semanas debido a los retrasos que las lluvias pudieran ocasionar en los trabajos con arcillas que se deben realizar.

(Visited 12 times, 1 visits today)