Contenido patrocinado

Cabañeros, un sitio perfecto para fundirse con la naturaleza

Su extensa raña y su bosque mediterráneo albergan muchas de las más singulares especies vegetales y animales de la Península, algunas de ellas protegidas, en un Parque Nacional que cuenta en el inicio del otoño con un espectáculo añadido: la berrea. Conoce todo lo que ofrece al visitante este lugar tranquilo y único, donde se puede sentir la naturaleza en uno de sus estados más salvajes

Si algo nos ha enseñado la pandemia de la Covid-19 es que las grandes aglomeraciones no son en ocasiones buenas compañeras. Por este motivo te proponemos sumergirte en un viaje en el que podrás llegar a fundirte con la naturaleza. Un lugar alejado del ruido, tranquilo y, sobre todo, único por su flora y fauna, que a buen seguro no defrauda: el Parque Nacional de Cabañeros, entre las provincias castellanomanchegas de Ciudad Real y Toledo.

Un lugar idílico para este otoño

Este espacio protegido alberga el mejor ejemplo de bosque mediterráneo que hay en la Península Ibérica, que conjuga la belleza de los Montes de Toledo con montañas repletas de bosque, y las extensas y peculiares rañas de Cabañeros, esto es, las mesetas con pastos para dar de comer a las más características especies de mamíferos ibéricos.

Y es que con la llegada del otoño la visita a Cabañeros se vuelve mucho más especial. Entre sus llanuras y montañas, como la sierra del Chorito o el macizo de Rocigalgo, viven algunas de las especies animales más impresionantes, como la cabra montés, el águila ibérica, el buitre negro, la cigüeña negra o la más amenazada y característica singular de la Península, el lince ibérico.

En fotos, los ciervos de Cabañeros, el Parque Nacional entre Ciudad Real y Toledo

Septiembre y octubre además son meses con un atractivo extra, puesto que otros de sus grandes pobladores, lo ciervos, están en la berrea. Un auténtico espectáculo sonoro y en el que también se dejan ver los venados, normalmente escondidos en lo más profundo de los bosques.

También el viajero encuentra flora característica y singular en el Parque Nacional de Cabañeros. Entre las más de mil especies vegetales que alberga hay una veintena catalogadas como vulnerables o de especial interés. Las más representativas del parque son las encinas, los alcornoques, quejigos, rebollos, jaral-brezal… y los parajes de bohonales o trampales, hábitats naturales de gran valor.

Montes_Toledo_Berrea15_322

A pie, en 4×4…

Sin duda una de las actividades en auge desde que convivimos con la pandemia es el senderismo y, ¿se te ocurre mejor sitio para realizar una ruta que entre la flora y fauna única que hay en este Parque Nacional?

Lo cierto, es que la oferta, para quienes aman las caminatas, es extensa en Cabañeros y por ello aquí te dejamos varias propuestas para realizar en tu visita al parque, que además se pueden realizar con un guía:

  • Ruta del Boquerón del Estena: un recorrido junto al cauce fluvial del río Estena, en gran estado de conservación, con la vegetación típica mediterránea y con huellas de la época en la que la zona estaba cubierta por el agua hace 400 millones de años.
  • Camino del Área Recreativa de la Tabla del Acebo y las Fuentes: recorre un trazado llano por las riberas del río Estena. El primer tramo se realiza sobre una pasarela de madera, lo que la hace accesible, hasta llegar al mirador delante del Boquerón del Estena.
  • Ruta del Chorro, Chorrera Chica y Rocigalgo: la ruta se puede realizar de diferentes maneras, dependiendo si se quiere llegar al techo de la provincia de Toledo, el pico Rocigalgo. Al pico también se puede subir por otra ruta que alcanza casi un kilómetro de desnivel.
  • Las rutas de la Encina, la de Gargantilla, la de Valhondo, o la del Valle del Alcornocal.

Pero si andar no es lo tuyo, también puedes realizar una ruta por la raña o por los bosques mediterráneos en 4×4.

La oferta de actividades se completa con un amplio abanico de posibilidades: cicloturismo, kayak, rutas a caballo, en quad, talleres de naturaleza

Montes_Toledo_19_302

Y no te puedes ir sin probar los manjares de la zona

La presencia humana en Cabañeros se remonta a miles de años. La zona ofrece todo lo que hacía falta a nuestros ancestros para sobrevivir: alimento y agua en abundancia. Y es que hay algo que la comarca de Cabañeros lleva a gala: el buen comer.

En los restaurantes que se encuentran por la zona se pueden degustar manjares basados en la cocina tradicional, con gran influencia de la carne de caza. Aquí podrás degustar un excelente ciervo en salsa, diferentes platos de carnes de caza, unas migas o un pisto manchego, e incluso alguno de los míticos platos que Cervantes menciona en El Quijote, como los duelos y quebrantos.

La zona también dispone de varios alojamientos turísticos donde poder pasar unos días agradables en este entorno natural tan singular.

¿Cómo llegar?

El Parque Nacional de Cabañeros se encuentra al noroeste de la provincia de Ciudad Real, ocupando también una pequeña zona del suroeste de la provincia de Toledo. La carretera que lleva a la entrada del parque es la CM-4017. Desde Toledo se cogerá tras la CM-4013 y desde Ciudad Real será el desvío tras la CM-403.

Sus más de 40.000 hectáreas abarcan los términos municipales de Hontanar y Los Navalucillos, en la provincia de Toledo, y de Alcoba de los Montes, Horcajo de los Montes, Navas de Estena y Retuerta del Bullaque, en la de Ciudad Real.

Puede consultar todos los acceso al parque en este enlace.

Para planificar bien la visita al parque puede visitar alguno de los puntos de información que hay habilitados, como los de Navas de Estena y de Los Navalucillos, los centros de visitantes de Horcajo de los Montes, de Pueblonuevo del Bullaque, o de la Torre de Abraham, además del Zoorama de Retuerta del Bullaque y el Museo Etnográfico de Alcoba de los Montes.

Montes_Toledo_Berrea15_328