Buscará reunirse con Murcia y Valencia

CLM buscará un pacto nacional que apueste por el agua desalada y solo recurra a los trasvases de forma "excepcional"

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que buscará un pacto con los presidentes de Murcia y Valencia para que se "invierta la balanza" y se logre un pacto nacional en el que el uso prioritario sea el agua desalada y el uso "excepcional" sea el agua de los trasvases

En el centro, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

Así lo ha expresado Page durante la celebración del I Foro de la Innovación y la Tecnología de CLM que se ha celebrado esta mañana en Toledo. El presidente de CLM ha dicho que en las próximas semanas va a intentar reunirse tanto con el presidente de Murcia, Fernando López Miras, como con el de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, para intentar llegar a un acuerdo en materia de agua, ya que está convencido de que «otro gran escenario nacional es posible».

Justo hoy se cumplen 45 años de la prohibición de bañarse en el Tajo en Toledo y el presidente de CLM pretende que las «regiones sin agua empiecen a preparar unas bases de entendimiento». Las bases pasan por «darle hecho» a Madrid este cambio de rumbo, que según el presidente pasa por potenciar el agua desalada y dejar de mermar los recursos del Tajo.

Lo corriente, lo normal, lo habitual, tiene que ser usar ese agua al alcance de la mano (desalada)

«Lo tenemos muy claro, lo tienen claro en Europa y aunque les cueste un poco más, lo tendrán claro en el levante», y es que asegura que van a «ir planteando un acuerdo» que diga que «si hoy es posible utilizar de forma mayoritaria el agua desalada del mar y es evidente que no hay agua en el Tajo, el levante pueda usar un agua que no se va a acabar, que es el del mar».

Para ello habría que invertir la política actual y lo que ahora es excepcional, usar el agua de las desoladoras, se convierta en normal, y lo común, que es usar el agua del trasvase, solo se haga en ocasiones muy puntuales.

«Lo corriente, lo normal, lo habitual, tiene que ser usar ese agua al alcance de la mano (desalada), incluso si le tiene que poner los precios similares a los que tiene la del Tajo, para así solo utilizar el agua del Tajo y de los trasvases solo en caso excepcional, invertir la balanza. De este modo no se quitará el agua de donde debe estar y donde la puso la naturaleza, para que aquí tengamos un río y podamos usar los medios tecnológicos que están al alcance», ha subrayado el presidente de CLM.