El agua se va…

Nuevo trasvase de 38 hectómetros del Tajo al Segura… La agonía que no para

El volumen embalsado en Entrepeñas y Buendía era de 687,1 hectómetros cúbicos, "cifra superior al umbral de 661 hectómetros cúbicos que corresponde al límite de situación hidrológica excepcional para agosto, por lo que el sistema continúa en nivel 2 y debe autorizarse, en aplicación automática de la norma vigente, un trasvase de 38 hectómetros cúbicos"

El embalse de Entrepeñas, en una imagen de archivo. Foto - David Romero

La comisión central de explotación del trasvase Tajo-Segura ha autorizado, en su reunión de este lunes, un trasvase de 38 hectómetros cúbicos a través del acueducto Tajo-Segura para el presente mes de agosto.

Lo indica en un comunicado el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco), en el que detalla que el informe de situación, del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) recoge que, a 1 de agosto, el volumen embalsado en Entrepeñas y Buendía era de 687,1 hm3.

El trasvase y… «se mantiene la normalidad hidrológica»

«Esta cifra es superior al umbral de 661 hm3 que corresponde al límite de situación hidrológica excepcional para el mes de agosto», describen en el comunicado, por tanto, «el sistema continúa en nivel 2 y debe autorizarse, en aplicación automática de la norma vigente, un trasvase de 38 hm3″.

Así, el sistema se mantiene en la situación de normalidad hidrológica en la que entró el pasado mes de marzo.

En la reunión también se ha analizado la problemática existente para acometer los trabajos de reparación de la avería que se produjo en el mes de abril en el dique principal de La Bujeda, tras la detección de filtraciones aguas abajo del mismo.

Trabajos de reparación en La Bujeda

Tras el seguimiento continuo y controlado del proceso por parte de la Dirección General del Agua y de la Confederación Hidrográfica del Tajo, se ha considerado que es necesario «continuar este proceso con el vaciado de la balsa a partir del 1 de septiembre para poder iniciar los trabajos de reparación».

Aunque «la situación de la infraestructura no supone un peligro inminente desde el punto de vista de su seguridad, técnicamente es el momento más adecuado para el inicio de las obras, con objeto de minimizar las consecuencias negativas derivadas de las lluvias del próximo otoño».

Se prevé que todo este proceso tenga una duración de 13 semanas, tiempo durante el que el bombeo de agua hacia el canal del trasvase quedará imposibilitado.