fbpx
domingo, 26 de junio de 2022
Arrimar el hombro para resolver problemas debería sustituir a la bronca y la crispación política - 03 enero 2022 - Toledo
Agustín Yanel Agustín Yanel

El año 2022 ha comenzado en medio de la sexta ola de la COVID-19, provocada por la variante ómicron del virus, pero también con la esperanza de que las vacunas permitirán pronto controlar la pandemia y reducirla a una especie de gripe. Y, como el vaso se puede ver medio lleno o medio vacío, para iniciar con optimismo la travesía de este nuevo año conviene verlo medio lleno y pensar que llega un tiempo de calma política en el que los dirigentes de todos los partidos arrimarán el hombro para superar la pandemia, lograr la recuperación económica y reducir las desigualdades sociales.

Soñar estando despiertos no cuesta nada y, a veces, algunos sueños se cumplen. Por eso,  soñemos con un año 2022 en el que:


– El Congreso de los Diputados dejará de ser un lugar de bronca permanente, crispación e insultos y sus señorías se dedicarán a cumplir su obligación de legislar en beneficio de toda la ciudadanía; la oposición controlará con eficacia y honestidad al Gobierno y lo criticará de manera constructiva, planteando propuestas; desaparecerán los insultos y los exabruptos.

Actuar guiados por el interés general de la sociedad

– Los líderes políticos actuarán siempre guiados por el interés general de la sociedad y no por sus intereses partidarios o personales; desecharán esa práctica tan frecuente y perjudicial del «y tú más», y también olvidarán esa otra de hacer discursos vacíos en los que solo buscan la frase supuestamente ingeniosa que les lleve a los titulares de los medios de comunicación.

– El Gobierno de España y los de todos los países de la Unión Europea adoptarán de manera conjunta medidas efectivas para que el mar Mediterráneo, la frontera sur de Europa, deje de ser un gigantesco cementerio de personas que se marchan de sus países en pateras tras pagar importantes sumas de dinero a las mafias, huyendo de la miseria o la guerra en busca de una vida mejor, y mueren ahogadas en esas aguas.

– El dinero que la Unión Europea entregará a lo países miembros -los Fondos denominados Next Generation EU-, con el fin de relanzar la actividad económica para superar la crisis provocada por la pandemia, serán distribuidos de manera correcta, con la máxima transparencia y con los controles necesarios para que cumplan su objetivo. Se trata de la mayor inyección económica jamás aprobada por la UE. España es el país -junto a Italia- que recibirá más dinero: 150.000 millones de euros, de los que 81.000 son subvenciones sin tener que devolverlas y el resto préstamos a muy bajo interés.

Medidas contra la pobreza y la desigualdad social

– Los políticos pondrán en marcha medidas adecuadas para afrontar el grave problema de la pobreza y la desigualdad social.

– El desempleo, uno de los mayores problemas de la sociedad española, continuará disminuyendo, y el empleo será cada vez menos precario y de más calidad.

– Mirando a Castilla-La Mancha, el proyecto del Tren de Alta Velocidad Madrid-Extremadura recibirá más apoyo del Gobierno español y del autonómico para que pueda ser una realidad. Los 25 años que han transcurrido desde que se empezó a hablar del  AVE Madrid-Lisboa, con parada en Talavera de la Reina, son demasiados y ya no se puede continuar a un ritmo tan lento.

Esta lista podría ser mucho más extensa, porque son muchos los problemas a resolver. Es solo una relación de unos cuantos sueños estando despiertos, sí, pero todos son objetivos que el Gobierno central y los autonómicos, los partidos políticos que los integran o apoyan y los de la oposición deberían plantearse con carácter prioritario para 2022, junto a otros muchos. Soñar no cuesta dinero y, a veces, algunos sueños se cumplen. Un brindis porque se cumplan los enumerados en esta columna.

(Visited 42 times, 1 visits today)