fbpx
sábado, 21 de mayo de 2022
El presidente de Iberdrola provoca la polémica por bromear con la subida de la luz - 09 mayo 2022 - Madrid
Agustín Yanel Agustín Yanel

Lo ha dicho Ignacio Sánchez Galán, presidente de la compañía eléctrica Iberdrola: «El 80%  de los españoles están pagando menos precio que en el año 2018, porque han bajado los impuestos. Solamente los tontos que siguen con la tarifa regulada marcada por el Gobierno pagan ese precio». Se refería a la espectacular subida que ha experimentado la factura de la electricidad durante los últimos meses y que, en su opinión, solo afecta a quienes la tienen contratada en el mercado regulado pero no a quienes lo han hecho en el mercado libre.

Más de 10 millones de hogares tienen contratada la electricidad en el mercado regulado y, de ellos, tres millones son clientes de Iberdrola. No se sabe si Sánchez Galán, que pronunció esas polémicas palabras en un acto público en Sagunto (Valencia) el jueves 5 de mayo, también considera tontos a esos tres millones de clientes de su empresa.


Los consumidores con el bono social eléctrico, ¿son tontos por obligación?

Además, casi un millón y medio de personas en situación de vulnerabilidad se benefician del bono social de la electricidad, con descuentos del 60% al 70% en su factura de la luz. Para tener derecho a esa rebaja es requisito imprescindible que tengan contratada la luz en el mercado regulado, entre otros requisitos. Esos ciudadanos, ¿también serán tontos para Sánchez Galán?

Ante la polémica que levantaron sus palabras, que rieron quienes como si fueran una broma le acompañaban cuando las pronunció, el presidente de Iberdrola tuvo que pedir disculpas después, en un mensaje difundido por la empresa en su cuenta de Twitter. Pero parece que le costó trabajo disculparse, porque no lo hizo hasta primera hora de la noche del día siguiente. Pidió «sinceras disculpas en el caso de que alguien se hubiera ofendido por unas frases expresadas de manera coloquial y que no trataban de herir a nadie», y mostró el «máximo respeto a todos los consumidores».

La tarifa eléctrica del mercado regulado se basa en el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), y varía cada hora. Esa es la que se aplica a quienes solicitan de una compañía el suministro de energía eléctrica que necesitan, salvo que decidan contratarla en el mercado libre. En este segundo caso, el cliente contrata a un precio fijo el kilowatio/hora entre uno y cinco años para evitar las variaciones del mercado.

Llamadas por teléfono de las empresas comercializadoras

La factura de la luz y los cambios que experimenta su precio siempre generan polémica porque son difíciles de entender para muchos consumidores. Es muy probable que quienes lean esta columna hayan recibido llamadas de vendedores de alguna compañía comercializadora -se presentan diciendo que llaman de Iberdrola, Endesa u otra eléctrica, pero no pertenecen a ellas sino a una empresa comercializadora que envía las facturas mensuales-. Les habrán dicho que, como la luz está subiendo mucho, les ofrecen una rebaja y un precio fijo en el kilowatio/hora solo por cambiar de comercializadora pero siguiendo con la misma compañía eléctrica.

Este cambio es el que pretende también Iberdrola. Al día siguiente de las polémicas palabras de su presidente, esta empresa ha iniciado una campaña publicitaria para convencer a los más de 10 millones de clientes a los que Sánchez Galán llamó «tontos», porque pagan la luz según el PVPC, que se pasen a un contrato en el mercado libre. El presidente no dijo que durante años ha sido más barata la luz del mercado regulado, aunque ahora es más cara por las últimas subidas, y tampoco dijo que los dos sistemas tienen cosas a favor y en contra dependiendo de distintos factores.

Siempre es inaceptable que alguien haga bromas o llame tontos a quienes viven en una situación económica difícil, porque demuestra no tener ninguna empatía y una total ausencia de sensibilidad hacia esas personas. Pero que haga esas declaraciones el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, que en 2021 ganó más de 13 millones de euros, es obsceno y vergonzoso. Para los accionistas de la empresa no debería ser suficiente con que haya pedido disculpas al día siguiente.

(Visited 34 times, 1 visits today)