fbpx
martes, 25 de enero de 2022
España es el país que más ha vacunado, pero la oposición critica el retraso sobre lo que anunció el presidente 20/08/2021agosto 21st, 2021 - Madrid
Agustín Yanel Agustín Yanel

Eso de menospreciar los logros que se consiguen en España y sobrevalorar los de otros países es algo muy extendido. Y esa mala costumbre puede llegar al ridículo cuando se utiliza por motivos políticos, como ocurre con la vacunación contra la COVID-19: como Pedro Sánchez había dicho que el 18 de agosto estaría vacunado el 70 por ciento de la población y ese día solo se había llegado al 63,2 por ciento, varios medios de comunicación y tertulianos han hablado de fracaso. Da igual que más de 30 millones de personas ya tengan la pauta completa de la vacuna, porque un retraso de dos o tres semanas en alcanzar la cifra que anunció el presidente ya lo consideran un fracaso.

El presidente del Gobierno suele mostrarse demasiado triunfalista y poco autocrítico, y así lo hizo el pasado 10 de mayo durante una visita oficial a Grecia. «Estamos a solo 100 días de lograr la inmunidad de grupo», dijo, por lo que el 18 de agosto debería estar vacunada con la pauta completa el 70% de la ciudadanía. Al día siguiente insistió: «Estamos a 99 días de la inmunidad de grupo». Y a la mañana siguiente, en el Congreso de los Diputados, continuó con su particular cuenta atrás: «El futuro es la inmunidad de grupo, y quedan 98 días para verla», afirmó.


El ritmo de vacunación ha descendido por las vacaciones

Pedro Sánchez fue imprudente en mayo, cuando anunció con tanta precisión el porcentaje de personas vacunadas que se habría alcanzado exactamente 100 días después. Su triunfalismo le llevó a realizar ese anuncio tan arriesgado, en el que no tuvo en cuenta que el ritmo de vacunación podría disminuir durante las vacaciones de verano, como ha ocurrido. Pero de ahí a hablar de fracaso, como han titulado distintos medios (El Mundo, ABC, La Razón…) y han comentado algunos tertulianos en radios y televisiones, va un abismo.

Siendo precisos, se puede decir que no se han cumplido las previsiones de Sánchez y que su plan de vacunación va con más retraso del que anunció, porque el 18 de agosto aún faltaban tres millones de personas para llegar a la cifra que él dijo… Pero hablar de fracaso es una exageración sin ningún fundamento, algo habitual en una oposición política dispuesta a todo con tal de desgastar al Gobierno.

Cada uno puede opinar lo que quiera, pero los datos son indiscutibles. Y los datos demuestran que el 18 de agosto no se había llegado al 70% anunciado por el presidente, pero España continuaba siendo ese día uno de los países que más vacunas ha inoculado, por encima de Reino Unido, Francia, Israel, Alemania o Estados Unidos, entre otros.

El diario francés Le Figaro -que no es un medio de izquierdas sino un prestigioso periódico de centroderecha liberal y el más veterano del país vecino- no ha tenido inconveniente alguno en publicar una información y un gráfico con los datos del 19 de agosto, cuando España era el país con más personas vacunadas con la dosis completa: el 64,1 por ciento.

Se ha dicho tantas veces en esta columna, que puede resultar pesado, pero conviene repetirlo. Al presidente del Gobierno y a sus ministros se les debe criticar por todo lo que hagan mal o dejen de hacer, pero no por lo que no sea achacable a ellos, como la inoculación de menos vacunas en el verano por las vacaciones.

Criticar el silencio público de Pedro Sánchez, no que se fotografíe en alpargatas

Hay que reprochar a Pedro Sánchez que no haya comparecido públicamente para hablar de la escandalosa subida del precio de la electricidad, de la repatriación de menores desde Ceuta a Marruecos o de la evacuación de los españoles y los ciudadanos que han colaborado con ellos en Afganistán, tras la llegada al poder de los talibanes. Pero esa merecida crítica no significa que el Gobierno haya estado inactivo por vacaciones en esos asuntos, como dicen en el PP, Ciudadanos y Vox.

Lo urgente y necesario, en esos asuntos, es adoptar medidas para abaratar el precio de la energía eléctrica, adoptar las medidas legales que más beneficien a los menores de Ceuta y seguir evacuando a personas desde Afganistán, incluyendo, siempre que se pueda, a mujeres, niñas y periodistas aunque no hayan colaborado con la embajada o los militares españoles en ese país, porque corren más peligro.

Lo que sobra en la vida política española, como siempre, son las críticas sin fundamento, las declaraciones vacías de contenido, las ocurrencias y chascarrillos, la descalificación de todo lo que haga el Gobierno incluso cuando sea positivo para la ciudadanía… Sobra demagogia y falta sentido común y visión de Estado.

¿Y todavía hay políticos que no entienden por qué muchos ciudadanos están cada vez menos interesados en lo que ellos hacen y dicen? Pues es bastante fácil de entender: basta con ver que hasta hay quien ha criticado que Pedro Sánchez, en una reunión telemática con varios ministros durante sus vacaciones en Lanzarote, está en la fotografía con pantalón y chaqueta pero… ¡con alpargatas! ¡Qué gran pecado mortal! ¡Qué sacrilegio! En fin…

(Visited 146 times, 1 visits today)