fbpx
viernes, 23 de febrero de 2024
Prismáticos de un economista - 23 noviembre 2023 - Toledo
Vicente del Río Vicente del Río

Los años que uno lleva a su espalda me han enseñado, que la gente en lo que se refiere a sus finanzas, demanda explicaciones sencillas y claridad meridiana. Bastante cuesta ganar un sustento, conseguir excedentes (para ahorrar o invertir) o afrontar una financiación (devolver intereses y capital de un préstamo) para que no entendamos, desde el minuto uno, las cuestiones esenciales.

Acerca de los préstamos

Tres cuestiones esenciales: el tipo de interés, el plazo de la operación y el % de cantidad a devolver (capital más intereses)  sobre los ingresos que tengo. El tipo de interés, para evitar equívocos, que esté expresado en términos anuales (ejemplo: el 3% anual). Cuanto más plazo, es obvio que más intereses voy a pagar. Y aunque aliviemos la carga de gastos totales familiares pagando una cuota menor del préstamo alargando el plazo, si se da una combinación de tipo de interés alto y muchos años, los intereses se disparan. En cuanto a la capacidad de devolución, si tengo que dedicar más de un 30/40% de mis ingresos a pagar el préstamo, entro en una zona peligrosa.


Sobre los ahorros

Distingo entre ahorro (el excedente que quiero tener en cuenta, depósitos o renta fija a corto plazo) e inversión (renta fija a largo plazo, acciones, inmuebles…). Una consideración respecto al ahorro: en tiempos de inflación alta, con las hipotecas variables en torno al 4% y los préstamos personales a un tipo más alto, no tiene razón de ser, que vayas al banco y no te paguen nada o casi nada por tus ahorros. Y no olviden si ahorran o invierten a largo plazo, informarse sobre las maravillas del interés compuesto.

La subida de los precios

Lo que de verdad importa (y preocupa) a la mayoría de las personas que conozco, es el incremento acelerado de los precios de los productos básicos. Muchos lo vemos muy claro (y los medimos) comparando el importe a pagar por el carro de comida semanal en los últimos años. La misma cantidad y productos que metía en un carro de 80 euros en 2020, ahora me cuestan 120/130 euros. No deja de subir (aunque suba menos) y la verdad es que no he observado últimamente periodos en los que baje.

Las oportunidades

En lo relacionado con el ahorro y las inversiones, a veces también aparecen «ofertas» u oportunidades. Algunos ejemplos en mi opinión: la persona que haya contratado una hipoteca fija en torno al 1%, creo que ha hecho una buena operación; la compra de acciones de empresas sólidas, con buena generación de caja o ventajas competitivas, que en un momento puntual estén a un precio bajo, no deja de ser una opción interesante; o adquirir un bono a diez años de un emisor solvente en el entorno del 4 o 5%, siempre y cuando no se dispare la inflación.

Si quieres consultar más artículos del autor, entra en su blog: vicentedelrio.com

(Visited 136 times, 1 visits today)