fbpx
domingo, 29 de enero de 2023
HABITACIONES DE HOTEL SUBEN DE 98 A 1.500 EUROS LA NOCHE EN LA FINAL DE LA CHAMPIONS - 18 mayo 2019 - Toledo
Agustín Yanel Agustín Yanel

En una sociedad de libre mercado como la actual, donde los precios dependen de la oferta y la demanda que existe en cada momento, es muy difícil evitar que en ocasiones se produzcan importantes subidas en algunos productos. Pero elevar de 98 euros a 1.500 euros lo que hay que pagar por una noche de hotel en Madrid en una habitación doble el fin de semana en que se jugará la final de la Liga de Campeones de la UEFA, es un escándalo y una inmoralidad. Sólo los ricos, o quienes estén dispuestos a pedir un préstamo o a gastarse sus ahorros, podrán ver ese partido en el estadio.

Habrá quien diga que así son las cosas: quien pueda y quiera pagar ese dinero podrá ver el partido en directo y quien no pueda hacerlo deberá conformarse con seguirlo por televisión. Así es. Pero, respetando la ley de la oferta y la demanda, ¿no se debería hacer algo en casos como éste para limitar unas subidas de precios tan increíbles? ¿No es inmoral impedir que puedan ir al estadio miles de personas que disfrutan con el fútbol pero que tienen un salario modesto que no les da para un hotel a esos precios?


El sábado 1 de junio se enfrentarán en el Estadio Metropolitano de Madrid el Tottenham y el Liverpool, los dos equipos de fútbol ingleses que jugarán la final de la Liga de Campeones  de la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA), la Champions. Si alguien intenta reservar hotel es casi seguro que ya no encontrará habitación disponible, pero podrá comprobar que en hoteles de tres estrellas la media de los precios es de 1.300 euros la noche en una habituación que el fin de semana anterior a esa fecha o el siguiente le costaría unos 90 euros

Precios de hoteles por las nubes

Lo mismo ocurre en los hoteles de categorías superiores, que han subido un mil por cien los precios hasta alcanzar los 6.000 euros la noche en la zona céntrica de la  ciudad. En los alrededores de Madrid, a unos 15 kilómetros de la Puerta del Sol, hay hoteles de cinco estrellas que han subido el precio de 165 a 1.880 euros la noche. Los precios están por las nubes. A eso hay que añadir que muchos hoteles no aceptan reservas para una sola noche sino para todo el fin de semana, porque así se aseguran clientes el viernes y el sábado.

También han elevado el precio los pisos turísticos, tan de moda en las grandes ciudades porque son más baratos que los hoteles y tan polémicos por los problemas que acarrean a los vecinos y porque muchos son ilegales. Por menos de 1000 euros es difícil encontrar un piso con dos o tres camas para ese fin de semana.

En un año tan electoral como éste todos los partidos incluyen en sus programas medidas para fomentar la práctica del deporte y, ahora que llegan las elecciones municipales, para mejorar las instalaciones deportivas en ciudades y pueblos. Seguro que serían muy bien recibidas algunas propuestas encaminadas a evitar despropósitos como que un hotel suba un 1000 por cien el precio de una habituación cuando se celebra un acontecimiento deportivo importante.

Fomentar la práctica de deportes es importante y necesario. Pero la ciudadanía también tiene derecho a disfrutar de los espectáculos deportivos sin que su situación económica sea un impedimento. La oferta y la demanda imponen los precios en la sociedad actual, pero habría que impedir que esas reglas del mercado lleven a situaciones tan escandalosas como ésta de la final de la Champions.

(Visited 11 times, 1 visits today)