fbpx
domingo, 29 de enero de 2023
La Comunidad de Madrid fomenta las propinas en hostelería en vez de pedir salarios dignos - 22 diciembre 2022 - Madrid
Agustín Yanel Agustín Yanel

La última ocurrencia -por ahora- del Gobierno de la Comunidad de Madrid que preside Isabel Díaz Ayuso puede sonar a broma, pero no lo es: ha lanzado una campaña de publicidad institucional en la que anima a dejar propina en los bares y restaurantes para que quienes trabajan en ese sector puedan cumplir «pequeños sueños» como pagar las clases de piano de un hijo, comprar un regalo de cumpleaños a la pareja o recibir clases inglés.

¿No saben la presidenta madrileña y sus consejeros que las propinas no se declaran como salario y, por ello, con esta iniciativa fomentan que se defraude a la Hacienda Pública? Deberían defender unos salarios dignos para el personal de ese sector, y adoptar las medidas que les corresponden como Gobierno autonómico para lograrlo, con independencia de que quien quiera dar una propina lo haga. Como siempre.


Dinero extra para clases de piano o un regalo de cumpleaños

En un vídeo publicitario de un minuto se ve una mano que echa unas monedas en un recipiente metálico y hace sonar la campana que tañen en algunos bares cuando un cliente deja propina. A continuación, un niño toca el piano y su madre aplaude mientras una voz en off dice: «Son las clases de piano del hijo de Elena». Vuelven a echar monedas, vuelve a sonar la campana, un hombre entrega un paquete a una mujer, se abrazan y la voz afirma: «Es el regalo de cumpleaños con el que, un año más, Roberto ha vuelto a sorprender a Concha». Por tercera vez echan monedas, suena la campana y una joven pregunta en clase a un profesor, mientras se escucha: «Son los estudios de Sofía para perfeccionar su inglés».

A continuación se ve a Elena, Roberto y Sofía que sirven unas cervezas en sus trabajos, mientras la voz en off afirma: «Son las propinas las que hacen posibles esos pequeños sueños de quienes nos atienden cada día. Las propinas que dejamos en nuestros bares y restaurantes. Para nosotros es un pequeño gesto, pero para ellos es el extra que les permite llegar a esas ilusiones tan necesarias. Porque ha llegado la hora de volver a hacer sonar las campanas de nuestros bares y restaurantes. Volvamos a dejar propina».

Hay personas que nunca han dado propina, y tampoco la van a dar a partir de ahora por ver esta campaña. Hay otras que, por la crisis económica y porque ahora pagan casi todo con tarjeta, no dejan propina. Y las hay que acostumbraban a dar propina y seguirán haciéndolo, sin necesidad de que se lo recuerde el Gobierno de Madrid.

Desviar la mirada sobre la huelga de la Atención Primaria hacia las propinas

Esta nueva ayusada no es un error de cálculo de la presidenta madrileña y su equipo. Los médicos y el personal sanitario de la Atención Primaria de Madrid llevan ya un mes de huelga y hay quien dice, y probablemente acierta, que esta campaña publicitaria es un intento de desviar la mirada de la ciudadanía sobre ese serio conflicto hacia las propinas. Es una vieja táctica utilizada por políticos de distinta ideología.

Las redes sociales se han llenado de mensajes, la mayoría críticos con esta campaña de la Consejería de Economía y Hacienda madrileña. La mayoría dice que, al margen de que quien quiera dar propina lo haga, lo que hay que reclamar son salarios dignos para quienes trabajan en la hostelería. Hasta el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha reaccionado con esta frase: «Lo que ha llegado es la hora de apoyar políticas (reforma laboral, SMI) que propician mejores empleos con mejores salarios formales, por los que se cotice a la Seguridad Social, asegurando para los trabajadores mayores pensiones y prestaciones sociales».

Ayusada es una palabra que no está incluida en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, pero muchas personas la utilizan ya para calificar algunas de las muchas declaraciones o decisiones con que la presidenta de Madrid suele provocar polémicas con frecuencia.

«Alumna ilustre» de la Facultad de Periodismo sin haber ejercido esa profesión

Otra polémica de los últimos días sobre Isabel Díaz Ayuso se debe a que el Rectorado de la Universidad Complutense de Madrid ha acordado concederle el título de alumna ilustre, por ser la única licenciada en Periodismo de la Facultad de Ciencias de la Información que ha llegado a presidir una comunidad autónoma, aunque ella no ha ejercido como profesional del periodismo. Muchos profesores, alumnos y periodistas han criticado esta decisión. El Sindicato de Periodistas de Madrid (SPM) ha afirmado: «La presidenta que cambió la ley para controlar Telemadrid no merece ese galardón».

Por si eso fuera poco, Isabel Díaz Ayuso ha aceptado participar en una edición especial de Navidad del programa de televisión MasterChef. ¿Se imaginan lo que diría la presidenta madrileña si en ese programa hubiera participado, por ejemplo, el presidente Pedro Sánchez o algún ministro?

Isabel Díaz Ayuso también ha acudido como invitada a la final del concurso de Telecinco Got Talent, donde subió al escenario para invitar al grupo de baile flamenco «Las niñas de Lola» a actuar en las próximas fiestas de la Comunidad de Madrid, el 2 de mayo. Parece que ya ha iniciado su precampaña para las elecciones autonómicas del próximo 28 de mayo. ¿Cuántas ayusadas protagonizará hasta ese día? ¿Cuántas declaraciones provocadoras y faltonas lanzará  a su oposición política, como acostumbra? ¿Cuántas polémicas provocará?

(Visited 132 times, 1 visits today)