fbpx
domingo, 23 de enero de 2022
Tras las elecciones de la Comunidad de Madrid, continúa la crispación en la vida política - 13 mayo 2021 - Madrid
Agustín Yanel Agustín Yanel

Esta vez no se ha cumplido ese conocido refrán que dice que «tras la tempestad viene la calma». Ya pasaron las elecciones de la Comunidad de Madrid y continúa la crispación que las ha caracterizado, la tensión, las declaraciones populistas vacías de contenido y la utilización de las muertes y contagios del coronavirus con fines partidistas. Parece que hay quienes están en la vida política para repetir cada día lo que su partido les dice que deben soltar en cuanto tengan un micrófono delante, aunque con ello no respondan a las necesidades de la ciudadanía. ¡Qué lamentable!

El miércoles 12 de mayo, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, el diputado del PP Agustín Almodóbar preguntó qué ha hecho el Gobierno para evitar que el Reino Unido no haya incluido a España entre los países que considera seguros para viajar a ellos. La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, respondió que la estrategia consiste en «explicar, explicar y explicar todos los esfuerzos que España está haciendo para controlar la pandemia dentro de nuestras fronteras».


Tras la réplica del diputado Almodóbar, en la que acusó al Gobierno de no haber pisado las calles en 14 meses de pandemia y de no ser «conscientes del sufrimiento de la gente», la ministra dijo que España comparte con el Reino Unido toda la información sobre lo que se está haciendo para combatir la COVID-19, con el fin de que ese país tenga confianza en cómo se está gestionando aquí la pandemia.

Críticas a a la presidenta de la Comunidad de Madrid

La ministra añadió: «Pero claro, señoría, de repente llega una comunidad autónoma con una presidenta a la cabeza que dice que lo que importa en este país es la libertad, que lo que importa es irse de cañas, que lo que importa es irse a los toros, que lo que importa es la movilidad cuando le dé la gana, donde le dé la gana. Y claro, señorías, ¿qué es lo que ocurre? Que las cifras de esa comunidad -por cierto, de las peores en nuestro país- cuentan para la media de nuestro país, cuentan para la media que los británicos están utilizando para colocar a España en su semáforo».

Cualquiera que haya escuchado o leído esas palabras deduce claramente que la ministra critica a la presidenta electa de Madrid y no a la ciudadanía. Cualquiera, menos Isabel Díaz Ayuso que no ve en esas declaraciones una crítica a ella y ha contestado así: «Ya he escuchado hoy a la ministra de Exteriores y a otros muchos miembros del Gobierno hablar de las cañas, los toros, las borracheras, criminalizando a la sociedad madrileña y resumiendo en estos estigmas tan absurdos que demuestran una falta de respeto pero también de aceptar el resultado de las urnas. Pido, por tanto, que no se criminalice ni a la sociedad madrileña ni la hostelería ni a la restauración ni a los comercios ni a los usos y costumbres de los ciudadanos de Madrid, al final llevándolo casi, pues a un esperpento».

¿De dónde deduce Díaz Ayuso que esas palabras referidas a ella son una criminalización de la sociedad madrileña, su hostelería y su comercio? Olvida que ha sido ella quien, en reiteradas ocasiones durante la campaña electoral, ha animado a los ciudadanos a vivir en libertad «a la madrileña», con declaraciones como éstas: «La gente quiere vivir en paz en torno a una cerveza», «a lo que os animo, además de a tomar unas cañas por España, nos podemos ir a tomarnos una cerveza y elegimos dónde y a qué hora y con quién, y a la madrileña. Y si voy a misa o a los toros lo hago porque me da la gana».

Una sorprendente rueda de prensa

También el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, parece continuar en campaña electoral después de las elecciones. Ese mismo día se reunió con la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, para preparar conjuntamente el plan de seguridad especial con motivo de las inminentes fiestas de San Isidro. Después comparecieron ambos ante los periodistas, para explicar ese plan, y el alcalde respondió a una pregunta sobre la pandemia con críticas al Gobierno de Pedro Sánchez.

La delegada del Gobierno le contestó responsabilizando a la presidenta madrileña de que haya habido tantas fiestas y aglomeraciones de gente en las calles, sin respetar las medidas de prevención. «Quien siembra falsa libertad durante meses recoge libertinaje», dijo, refiriéndose a las reiteradas declaraciones de Díaz Ayuso sobre «vivir a la madrileña» como ejemplo de libertad.

Esa rueda de prensa se convirtió, ante la sorpresa de los periodistas, en un cruce de reproches entre ambos, algo insólito en una convocatoria de este tipo. Todo ello en un tono cordial, con sonrisas y sin perder las formas, eso sí, como si fueran «un dúo Pimpinela», según dijo la delegada del Gobierno.

En la vida política todavía hay quienes no se han enterado que lo que quiere la ciudadanía es que se pongan de acuerdo para combatir la pandemia de la COVID-19 con la mayor eficacia y rapidez posibles, que todos los partidos arrimen el hombro para superar la crisis económica y, en definitiva, que se ocupen de resolver los problemas de la ciudadanía. La crítica a los gobernantes y la labor de oposición son necesarias, pero la bronca y la crispación deberían estar fuera de la vida política siempre; y ahora, en tiempos de pandemia, con mucho más motivo. Lamentablemente, todo indica que esto no va a ocurrir.

(Visited 41 times, 1 visits today)