fbpx
lunes, 5 de diciembre de 2022
Comisión de Economía en las Cortes de CLM.
Comisión de Economía y Presupuestos en las Cortes de CLM.
Comisión de Economía y Presupuestos en las Cortes - 11 diciembre 2019

La portavoz del PP en las Cortes de Castilla-La Mancha, Lola Merino, ha alertado de que el Grupo Parlamentario Socialista, a través de una enmienda parcial a la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos «presentada de tapadillo», quiere premiar a empleados públicos que han sido ex altos cargos del Gobierno regional con un complemento «vitalicio» que les coloca «en el más alto nivel» de la carrera funcionarial.

Su homóloga socialista, Isabel Abengózar, ha replicado que se trata de recuperar un complemento que eliminó el Gobierno de María Dolores de Cospedal y cuyo objetivo es que los funcionarios que quieran dedicarse a la política no estén en «desventaja» con el resto perdiendo incentivos al abandonar la carrera pública momentáneamente.


Los cuatro diputados del grupo socialista en la comisión de Economía y Presupuestos de las Cortes de Castilla-La Mancha han aprobado en solitario, con los dos votos en contra del PP y la abstención de Ciudadanos (Cs), 11 enmiendas al proyecto de Ley de medidas administrativas y tributarias, entre ellas esta polémica relativa a exaltos cargos, con lo cual se incorporan al texto que se debatirá en las Cortes.

Primero era Lola Merino quien en rueda de prensa acusaba al Gobierno de que hay «prebendas para más de un centenar de funcionarios entregados a la causa socialista y complementos vitalicios» dentro de los Presupuestos Generales del Ejecutivo autonómico.

«No tenía bastante el Gobierno con gastarse nueve millones de euros de dinero público en altos cargos ni con colocar a más de un centenar de funcionarios en una estructura paralela dentro de la administración que costará más de cinco millones de euros anuales, sino que además va a recuperar hoy los privilegios económicos vitalicios para los que han sido, son y serán cargos entregados a la causa socialista», ha alertado.

Considera Merino que al Gobierno de García-Page «le da lo mismo que no haya dinero para médicos, que los dependientes no cobren sus ayudas, que el 64 por 100 de los parados sean mujeres, que en Castilla-La Mancha haya carreteras en peor estado que los caminos». «A Page se le ha subido la mayoría absoluta a la cabeza», ha abundado.

Así, ha dicho que «en agosto se aprobó la consolidación en niveles más altos a más de un centenar de funcionarios que fueron elegidos a dedo»; ha recordado que se contrató «a personal de confianza» para llevar las redes sociales; y «hoy, por la puerta de atrás, nocturnidad y alevosía, aprueba privilegios económicos vitalicios para todos los cargos de Castilla-La Mancha».

Estos «privilegios económicos» los van a pagar «todos los castellanomanchegos», además de que la «estrategia» para aprobar este extremo es «torticera», ya que consiste en «aprovechar el debate de enmiendas a la ley de Medidas Tributarias» para colar una enmienda del PSOE «para recuperar todos los privilegios económicos».

«Y esta recuperación de privilegios nos la quiere colar con una enmienda del PSOE a la Ley de Medidas Tributarias, y lo hace así porque así nos la tenemos que tragar sí o sí. Esto son lentejas. Esta enmienda del PSOE supone la modificación de la Ley de Empleo Público de Castilla-La Mancha», ha criticado la portavoz ‘popular’.

«Se trata de consolidar el nivel de empleados públicos a los que trabajaron en política»

Acto seguido, la portavoz del PSOE en las Cortes, Ana Isabel Abengózar, ha salido al paso para manifestar su «asombro y enfado» por el «esperpento» que a su juicio ha protagonizado Merino, que ha hablado de «mentiras» en vez de «hablar de un presupuesto que sigue avanzando, recuperando derechos y aumentando partidas importantes en servicios públicos».

Ha indicado que es «mentira», y se trata de la carrera profesional de altos cargos. «Cospedal quitó los complementos de los altos cargos y ella sí lo cobraba. Sus altos cargos que gobernaron en Castilla-La Mancha, al volver a Madrid lo cobraron».

Con todo, se trata de «consolidar el nivel de empleados públicos que decidieron trabajar en política».

«No son privilegios, se trata de que tengan las mismas condiciones que empleados públicos que no trabajen en política. Se trata de que consoliden su nivel al volver al trabajo público», ha insistido, indicando que «si los ex altos cargos de Cospedal no están de acuerdo a esta consolidación, que renuncien».

Ha insistido en la «demagogia» del PP recalcando que los empleados públicos que entran a formar parte de la política están en «desventaja». «Esto solo pasa en Castilla-La Mancha porque Cospedal se empeñó que fuera así. Cuando sus altos cargos volvieron a Madrid sí que lo cobraron».

La socialista ha abundado en que «no se trata de privilegios» para estos ex altos cargos. «Ni privilegios, ni desventajas», ha afirmado Abengózar, que ha negado además que sea una medida que vaya a implementarse con carácter retroactivo.

Guarinos asegura que el PSOE ha querido «ocultar privilegios»

Guarinos ha tildado de «casualidad» que al Gobierno regional se le haya «olvidado» incluir la modificación de la Ley de Empleo Público en los presupuestos y que haya tenido que ser el grupo socialista el que haya presentado una enmienda a la Ley de medidas administrativas y tributarias para este fin.

Para el PP, el Ejecutivo autonómico en realidad «no ha querido dar publicidad de ningún tipo a esta propuesta» sino «ocultar los privilegios» que se suprimieron por parte del Gobierno de María Dolores de Cospedal durante su mandato, en concreto el complemento para exaltos cargos y «funcionarios afines a la causa del PSOE».

La parlamentaria del PP ha criticado que el Ejecutivo presidido por Emiliano García-Page quiere «volver a instalar» este complemento y que para ello «se ampara en su mayoría absoluta» y lo hace a través del grupo parlamentario y sin pasar por el trámite del Consejo Consultivo.

Por su parte, el presidente del grupo socialista, Fernando Mora, ha acusado al PP de hacer «demagogia» con este asunto y ha desmentido que la enmienda trate de establecer complementos para altos cargos.

En cualquier caso, ha dicho que Cospedal cobra ese complemento en el Tribunal Supremo, y también el exconsejero de Hacienda, Arturo Romaní, en la Inspección de Hacienda en Madrid así como la exconsejera de Fomento, Marta García de la Calzada, como abogada del Estado y del Supremo.

«No se va a cobrar el complemento de exalto cargo ni se resucita, y el PSOE no tiene nada que ocultar», ha asegurado Mora.

«Política clientelar», dice CSIF

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha mostrado su total oposición a la enmienda al articulado del Proyecto de Ley de Medidas Administrativas y Tributarias de Castilla-La Mancha, presentada por el Grupo Parlamentario Socialista, en su apartado seis, que pretende la adicción de una nueva disposición adicional decimonovena referente a la consolidación de grados del personal, que conllevaría la situación administrativa de servicios especiales por desempeñar cargos en la Administración regional.

CSIF ha pedido que se retire esta enmienda que supone la consolidación del nivel más alto de funcionariado para todas aquellas personas que, con anterioridad o posteridad a la entrada en vigor de los Presupuestos de Castilla-La Mancha para el próximo año, hayan ocupado en algún momento un alto cargo dentro de la Administración regional.

Esta enmienda «no sólo rompe con los principios de mérito, igualdad y capacidad en el acceso a la Función Pública, sino que supone una política clientelar», dicen desde CSIF.

Este sindicato ha recordado que «no es la primera ocasión en la que el Gobierno regional acude a estas prácticas, ya que el Estatuto de la Dirección Pública Profesional de Castilla-La Mancha abría la puerta a la contratación, con atribuciones de alto cargo, de casi cualquier persona eliminando la exigencia de que esos puestos fuesen ocupados, en primera instancia, por funcionarios de carrera y abriendo así estas contrataciones a la arbitrariedad».

De la misma forma, la Relación de Puestos de Trabajo ha visto incrementado su gasto de personal «en cinco millones y medio de euros exclusivamente en altos cargos» lo que, además, «supone amortizar plazas de trabajadores».

Ahora, con esta enmienda, se retoma el «fallido proyecto de gratificaciones para toda la vida de los altos cargos aprovechando la tramitación de la Ley de Presupuestos», han apuntado desde CSIF.

(Visited 43 times, 1 visits today)