viernes, 3 de febrero de 2023
Delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha 30/10/2011junio 14th, 2017

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, entrevistado por Eva Castro, de la Agencia Efe, considera insultante que el Gobierno regional venda la ley de Emprendedores como el principio del fin del paro y afirma que la gente sale a la calle porque está preocupada por los recortes en Educación, al tiempo que defende que los problemas económicos de la región se deben a la crisis y no a Barreda.

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, es consciente de lo difícil que es dar con la solución al desempleo, pero, cree que es «incompatible con la inteligencia» decir que con una ley, como la de Emprendedores, se empiezan a resolver los problemas del paro en Castilla-La Mancha.


En una entrevista con la Agencia Efe, Díaz Cano, que tendrá que dejar el cargo si en las elecciones del 20-N gana el PP, se refiere a las declaraciones hechas el jueves por el portavoz del Gobierno regional, Leandro Esteban, cuando dijo que la Ley de Emprendedores que ese día aprobó el Gobierno de Cospedal era «el principio del fin del desempleo, la puerta de salida del paro».

«Una ley no resuelve ningún problema. Puede contribuir a crear un marco para que se empiecen a resolver, pero, yo creo que unas políticas de ajuste tan duras como se están aplicando, probablemente, no contribuyen a crear actividad económica y, por tanto, a resolver el problema del paro».

Díaz-Cano no tiene «ninguna fórmula» para arreglar la situación de los casi cinco millones de parados del país, pero, «la receta» tampoco la ha tenido el Partido Socialista ni la tendrá el PP si llega al gobierno, asegura.

«La única respuesta a la crisis, a su juicio, ha de ser una respuesta europea y de un Gobierno de la Unión, con medidas de carácter trasnacional, con políticas fiscales armonizadas y con un Banco Central Europeo que salga, si es necesario, en defensa de los intereses de alguno de los países de la eurozona».

Pero, llegar a esta postura común está costando, debido -según el delegado del Gobierno- a la debilidad de los liderazgos e instituciones europeas, que está provocando que los ciudadanos se estén alejando de la forma de hacer política.

Aunque aún está por ver el resultado de las elecciones generales, si el PP obtiene el respaldo mayoritario de los ciudadanos y «por las decisiones que están tomando gobiernos del mismo color político, puede existir el riesgo de que determinados avances sociales queden laminados y, por supuesto, también en Castilla-La Mancha».

En este sentido, se refiere a la gente que está saliendo estos días a la calle con problemas en la educación pública, que «no es un planteamiento teórico, sino que se da en la práctica», afirma Díaz-Cano, que asegura que en el instituto donde estudia su hija hay seis profesores menos que el curso pasado y eso tiene consecuencias en la calidad de la enseñanza».

«Los padres y profesores no salen a la calle porque les guste tomar el sol en manifestación, sino, que expresan una preocupación que es real», sostiene Máximo Díaz-Cano.

Preguntado por hasta que punto tiene culpa de la situación económica de la región la gestión del gobierno socialista de Barreda, el delegado del Gobierno cree que «la estrategia política de imputar todos los males a quien ha sido el predecesor, tiene fecha de caducidad».

«La situación económica de Castilla-La Mancha es mala y es preciso adoptar medidas, pero, no es imputable a la gestión del anterior gobierno socialista» ante «una de las mayores crisis económicas y política que hemos tenido oportunidad de conocer».

Considera que «estaría bien» que el Gobierno de Cospedal, en lugar de estar en el «reproche y la descalificación permanente», estuviera en una actitud positiva con medidas que sirvieran para contribuir a mejorar la situación.

Además, del nuevo Ejecutivo de María Dolores de Cospedal, le llama mucho la atención «que no encuentre a gente cualificada para ocupar cargos directivos en la administración autonómica y que tenga que buscarlos, sobre todo, en Madrid».

Hasta el punto de que «es objeto de tertulia la gran cantidad de cargos públicos que vienen todos los días en el AVE de Madrid a Toledo, ocupando un vagón y manifestándose con mucho desparpajo, lo que permite que la gente se entere de que no saben donde están los pueblos de Castilla-La Mancha».

Dice que puede entender que se recurra a personas de fuera para ocupar puestos del círculo más próximo, pero, no entiende que se traigan de fuera a los gerentes de los hospitales.

«Es muy llamativo y debería ser fruto de reflexión, es desperdiciar capital humano que no favorece a la región. Es muy difícil creer en algo que no se conoce».

Respecto al premio concedido por la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam) a la presidenta Cospedal por la Ley de Emprendedores, lo considera «prematuro», al igual que lo fue dar el Nobel de la Paz al presidente estadounidense Barack Obama.

«Un premio -asegura Díaz-Cano- significa el reconocimiento a una labor, a una trayectoria, o por gestiones que han culminado felizmente, pero, ni en el caso de Obama ni en el caso de Cospedal se cumplen estos requisitos».

Sobre el aeropuerto de Ciudad Real, insiste en que se trata de una iniciativa privada que llegó en el peor momento y en las peores circunstancias, pero, «ante un proyecto de esa envergadura cualquier gobierno lo hubiese apoyado, ya que suponía desarrollo, riqueza y crecimiento económico».

(Visited 14 times, 1 visits today)