domingo, 16 de junio de 2024
28/12/2015junio 7th, 2017

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, afirmó ayer domingo que no hay por ahora ninguna propuesta de retrasar el congreso ordinario del PSOE, que debería celebrarse el próximo febrero, pese a que la dirección socialista anunció el pasado lunes que se inclinaba por aplazarlo a la primavera.

Emiliano García-Page se ha referido al próximo congreso del PSOE en declaraciones a los periodistas en la sede de Ferraz antes de la reunión entre el secretario general Pedro Sánchez y los barones territoriales para consensuar una postura sobre posibles pactos de gobierno con Podemos y otros partidos de izquierda.


«No conozco ninguna resolución, ni tampoco de la dirección. No hay una propuesta como tal de que se retrase. Si la dirección propone hablar de congresos, entonces hablamos», ha comentado García-Page.

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, explicó el pasado lunes que la propuesta de la Ejecutiva Federal era posponer el congreso a la primavera, una vez que se resolviese la incógnita sobre la formación del Gobierno.

En esa reunión, Sánchez comunicó que se presentaría a la reelección, después de que asumiera la secretaría general en julio de 2014 en un congreso extraordinario tras ganar las primarias a Eduardo Madina.

El presidente castellanomanchego, quien asistió el lunes a la reunión de la dirección, ha dicho que «el congreso, de entrada, tiene una fecha ordinaria», que sería febrero, puesto que el último de carácter ordinario fue en febrero de 2012.

«O alguien plantea que no se respeten esas fechas ordinarias o se tiene que celebrar, es evidente», ha dejado claro García-Page.

A su juicio, más que la situación interna, lo prioritario ahora es «intentar dar con la tecla que resuelva el sudoku electoral».

«Los cambios del PSOE no sé si los tendrá que haber o no, pero es una reflexión que en todo caso va después de la obligación que tenemos todos de intentar dar viabilidad al resultado electoral», ha sostenido García-Page.

El presidente castellanomanchego ha dicho no tener miedo a lo que pueda pasar en el congreso del PSOE: «No le tengo (miedo) ninguno, ni a ningún congreso, ni conozco a ningún dirigente que le tenga miedo a ningún congreso».

García-Page ha reconocido que el resultado de las elecciones del 20 de diciembre no ha sido el satisfactorio y ha puesto al PSOE «otra vez a reflexionar».

«Las condiciones de estas elecciones eran distintas, pero no estamos contentos con este resultado. Porque si los ciudadanos llegan a la conclusión de que nos conformamos con 90 diputados, no nos van a dar más. Queremos gobernar y con la mayor mayoría que se pueda», ha subrayado. 

(Visited 14 times, 1 visits today)