fbpx
viernes, 2 de diciembre de 2022
El presidente del PP, Pablo Casado, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
El presidente del PP, Pablo Casado, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
Velázquez y Romero, los únicos que se pronuncian - 17 febrero 2022 - Toledo

La «guerra» en el PP está servida. El cruce de acusaciones, investigaciones y presuntos espionajes en el PP entre la dirección nacional, con Pablo Casado al frente, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha desatado la tormenta entre las filas «populares», pero de momento no solo hay dos reacciones en sus cuadros castellanomanchegos más relevantes.

La diputada Rosa Romero ha mostrado su apoyo a Casado. Ha expresado en Twitter que «el interés general» está «por encima de personalismos», diciendo que el líder del PP tiene toda «su confianza y lealtad».


 

También el presidente del PP de Toledo, Carlos Velázquez, ha manifestado que está con el líder nacional del PP. Ha dicho desde el partido provincial trabajan «con lealtad, honestidad e integridad para que nuestro presidente Pablo Casado sea el presidente de todos los españoles».

 

El resto de líderes en la región no se ha pronunciado y de momento guardan cautela sin posicionarse en el enfrentamiento.

Ni el presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ni los presidentes provinciales, Benjamín Prieto (Cuenca), Miguel Ángel Valverde (Ciudad Real) y Manuel Serrano (Albacete), han publicado ningún mensaje en este sentido ni han realizado ninguna declaración.

También silencio en otras caras conocidas del partido, como los diputados, Vicente Tirado y Carmen Riolobos, los senadores Antonio Román, José Julián Gregorio o Pilar Alía, o diputados regionales como Lola Merino, Ana Guarinos o Vicente Aroca.

«Nunca imaginé que mi partido actuaría de una forma tan cruel»

El encontronazo en el PP viene de lejos. Muchas voces vienen hablando de la pelea entre Ayuso y Casado por el control del PP de Madrid, pero hoy ha sumado su episodio más relevante en una ruptura entre el líder del partido y una de sus lideresas más aclamadas, una disputa que no tiene visos de resolverse fácilmente.

El Confidencial y El Mundo han publicado esta mañana que Ayuso habría sido investigada, incluso con detectives, desde dentro de su propio partido. Pero no solo ella, a su hermano, Tomás Díaz Ayuso, y el contrato con la empresa de su amigo, sino también a su exmarido y a un exnovio. Ayuso ha reconocido que su hermano cobró de la empresa a la que su Gobierno adjudicó un contrato a dedo de más de 1,5 millones.

Además, ha cargado contra la dirección del partido. “Aunque la vida política está llena de sinsabores, nunca pude imaginar que la dirección nacional de mi partido iba a actuar de un modo tan cruel y tan injusto contra mí«, ha expresado, añadiendo que «las declaraciones que durante toda la mañana están publicando los medios de comunicación, que provienen del entorno de Pablo Casado y que él no desmiente, son lo peor que se puede esperar de los políticos».

«El que dirigentes del Partido Popular hayan actuado así es un hecho gravísimo«, ha sentenciado.

«La dirección la ha apoyado cuando nadie creía en ella»

No se ha quedado corto el secretario general del PP, Teodoro García Egea. Ha anunciado en su comparecencia en Génova un expediente a la presidenta madrileña por las «acusaciones gravísimas», tildándolas de «casi delictivas«.

El PP no descarta llevar el caso a los tribunales, puesto que está estudiando iniciar acciones judiciales contra ella por las acusaciones.  Y es que el PP ya habría iniciado en otoño una investigación sobre la adjudicación pública ante la suposición de que pudiese ser irregular.

«Isabel Díaz Ayuso, tras haber reconocido que ha habido pagos, ha vertido acusaciones gravísimas, casi delictivas contra el presidente del Partido Popular y contra la dirección nacional. Nunca podría imaginar esta reacción, desde la dirección nacional lo único que se ha hecho ha sido apoyarla en sus mayores momentos dificultad y soledad, cuando todo el mundo la atacaba y nadie creía en ella, allí estaba la dirección nacional para apoyarla», ha expresado García Egea.

Carromero, la primera víctima

La primera víctima ya ha caído. Ángel Carromero, jefe de gabinete de José Luis Almeida, alcalde de  Madrid y portavoz nacional del PP, ha dimitido. Todas las miradas se han dirigido a él esta mañana, puesto que él habría sido quien habría contratado a los detectives para espiar a Ayuso.

A pesar de que en Castilla-La Mancha todavía no hay reacciones de los «populares», ni siquiera de las Nuevas Generaciones, muchos en el partido ya se están posicionando con hashtags como #YoconAyuso y otros de apoyo a alguno de los más cuestionados, como García Egea.

(Visited 513 times, 1 visits today)