fbpx
jueves, 8 de diciembre de 2022
Equipo de cirujanos y neurofisiólogos del Hospital de Albacete.
Equipo de cirujanos y neurofisiólogos del Hospital de Albacete.
La "neuromonitorización" - 12 febrero 2018 - Albacete

El Hospital Universitario de Albacete ha destacado los buenos resultados conseguidos mediante el uso de la «neuromonitorización», una técnica que permite a los cirujanos controlar en todo momento el estado de los nervios del cuello para evitar daños durante las operaciones de tiroides. En los dos últimos años 166 pacientes se han beneficiado de esta técnica.

La cirugía de tiroides es una de las más complicadas que existen ya que el cuello concentra muchos vasos sanguíneos y la anatomía pude varíar mucho de un paciente a otro. Además los nervios cervicales intervienen en la movilidad de las cuerdas vocales por lo que cualquier lesión puede afectar al habla o a la acción de comer.


La neuromonitorización permite controlar en tiempo real el estado de las estructuras nerviosas que quedan expuestan durante una intervención de tiroides. Al menor indicio de daño, los cirujanos y neurofisiólogos pueden localizar el foco del problema, valorar la mejor respuesta que debe darse a la lesión y aconsejar al paciente para su recuperación.

No se trata de ningún control menor ya que, según las estadísticas, el 10 por 100 de los pacientes de una cirugía de tiroides sufren algún tipo de daño en el nervio vago, o en los nervios secundarios que son el laríngeo recurrente y el laríngeo superior.

El Hospital de Albacete ha usado esta técnica con 166 pacientes en dos años

Agustina Martínez, cirujana general del Hospital de Albacete, y Rosa María Sánchez, neurofisióloga fueron las encargadas de exponer los resultados durante una sesión clínica en la que apostaron por continuar aplicando este sistema en las cirugías de tiroides.

Durante los dos últimos años, 166 pacientes se han sometido a intervenciones quirúrjicas monitorizadas mediante este sistema. De ellas tan solo se han registrado 18 casos en los que paciente sufrió alguna lesión del nervio laríngeo y en ninguno de ellos la lesión ha sido permanente.

Las operaciones con esta técnica han sido posibles gracias a la colaboración del Servicio de Cirugía y el Servicio de Neurofisiología del Hospital de Albacetebajo la dirección de los jefes de cada servicio, los doctores Emilio García Blázquez, y José Manuel Pardal.

(Visited 281 times, 1 visits today)