fbpx
lunes, 28 de noviembre de 2022
Francisco José de Burgos.
Francisco José de Burgos.
Tras meses de lucha 02/07/2018julio 3rd, 2018

En febrero de 2017 Francisco José de Burgos -natural de Bolaños de Calatrava (Ciudad Real)-, recibía un duro diagnóstico. El escáner practicado en un hospital de Madrid, donde vive actualmente junto a su mujer y su bebe de 18 meses, mostraba que los fuertes dolores de cabeza de los que se quejaba últimamente se debían a un tumor cerebral. Con 33 años, la batalla por la vida acababa de comenzar.

Días después era operado para quitarle parte de las células afectadas. A continuación vinieron la radioterapia, los controles, un ensayo clínico experimental… y en septiembre un nuevo «mazazo»: el tumor había crecido y era necesaria una segunda operación. Cuando parecía que todo estaba perdido, los médicos descubrieron en su caso una mutación del tumor que se da en melanomas y cáncer de pulmón, una mutación para la que -según les dijeron- hay un tratamiento muy efectivo. La familia pidió tanto al Hospital 12 de Octubre como a la Fundación Jiménez Díaz que se lo suministrasen, sin embargo en ambos casos recibieron un «no» por respuesta debido a la notable afectación de meninges que presentaba.


Con Francisco José inconsciente y recibiendo cuidados paliativos, sus más allegados compraron dicho medicamento (que nunca había sido probado en personas con tumor cerebral; solo en melanomas y en cáncer de pulmón) a través de la Clínica Universidad de Navarra. Su hermana, Irene, contaba a encastillalamancha.es que en un momento de consciencia lograron que se tomase las pastillas que les acababan de llegar y «en cuestión de cuatro días empezó a responder al tratamiento», tanto que «en una semana y media ya estaba en casa».

Durante dos meses la familia pudo pagar los 13.000 euros que costaba el medicamento al tiempo que instaba encarecidamente a la Comunidad de Madrid que autorizase a Francisco José este tratamiento. «Solo recibimos el silencio por respuesta» y, lo que es peor, sus ahorros se estaban terminando. No dudaron entonces en alzar la voz: acudieron a la asociación del Defensor del Paciente, pidieron la intervención del fiscal superior de Madrid, pusieron en marcha una campaña de recogida de firmas en la plataforma Change.org, crearon una página web para recaudar fondos… Todos los esfuerzos eran pocos.

Afortunadamente, una luz de esperanza se ha encendido para esta familia después de que hace unos días recibiesen la llamada de su oncólogo diciéndoles que la Consejería de Sanidad le había autorizado el fármaco. «No sabemos muy bien qué es lo que les ha hecho cambiar de opinión», comentaba Irene, quien explicaba la gran mejoría que ha experimentado su hermano, quien incluso ya no necesita la silla de ruedas.

Esta familia ciudadrealeña es consciente de que Francisco José ha abierto el camino para otros pacientes con tumor cerebral, «es una gran esperanza»; de hecho, «el consejero de Sanidad ya ha dicho que va a revisar el uso compasivo de medicamentos».

(Visited 55 times, 1 visits today)